logo3

Fabiola AlanisDe ser una efeméride eminentemente comercial, el 10 de mayo se ha convertido en una fecha de lucha. El pasado jueves se realizaron marchas de mujeres, madres, acompañantes, familiares, en 9 entidades de la República, protestando contra la desaparición forzada de sus hijas y sus hijos, y exigiendo su presentación con vida. Es uno de los costados que más le duele a la nación. No, para nada es normal que haya cerca de 37 mil desaparecidos (as) en los últimos sexenios, y tampoco es normal, sino lo contrario, que la mayoría sean jóvenes. Se trata de uno de los saldos de la violencia que hiere directamente la entraña de la sociedad, porque es un atentado en contra de las mujeres madres de familia, en contra de los padres, de las y los hermanos, en contra de los jóvenes; además, es una violencia de clase, porque la mayoría de las víctimas no son de altos ingresos, aunque ciertamente han sido afectados jóvenes de la clase media.

Leer más...

Fabiola AlanisHace unos días, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) distinguió al Gobierno de Michoacán por el Programa de Microcréditos Palabra de Mujer con el Premio a las buenas prácticas: Experiencias que marcan la diferencia “Igualdad de género y empoderamiento económico de las mujeres en los territorios de América Latina y el Caribe en el marco de la localización de los Objetivos del Desarrollo Sostenible”.

Leer más...

Fabiola AlanisEn la dinámica del cambio social se combinan dos tendencias muy bien diferenciadas: los cambios de largo alcance, de larga duración o de ciclo largo, y los pequeños cambios de todos los días, las sutiles modificaciones de la forma de vida cotidiana, los casi imperceptibles momentos en que las cosas ya no son igual de cómo eran. Las grandes transformaciones coinciden con las grandes gestas de las naciones y los pueblos: los movimientos de independencia o las revoluciones suelen ser los más destacados de estos acontecimientos monumentales. Pero esas grandes explosiones fundadoras de nuevas realidades, se gestan de modo paulatino e imperceptible en la vida cotidiana. Por eso, es aconsejable no perder de vista los pequeños cambios sociales en su dimensión cotidiana.

Leer más...

Fabiola AlanisEs necesario repetirlo: de lo que se trata, en el fondo, es de alcanzar la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres. Hablamos de igualdad real, material, tangible, constante y sonante. No sólo es la igualdad de derechos declarativa, formal, la que sólo existe en el papel. Se trata, antes bien, de que no se cierren los ojos a que la igualdad de oportunidades es negada cuando el punto de partida en la competencia no es el mismo. Se trata de no eludir la realidad de las desventajas históricas que tenemos las mujeres en este país, y que poco a poco, no sin sacrificios, hemos venido revirtiendo.

Leer más...

Fabiola AlanisUno de los muchos méritos de los trabajos de la antropóloga feminista Rita Segato es que ha enfocado el tema de la violencia de género desde una perspectiva amplia y no dogmática que resulta muy útil para comprender el fenómeno y, ulteriormente, poder enfrentarlo con éxito. Si bien es cierto que son los hombres los perpetradores de la mayor parte de los casos de este tipo de violencia, no son ellos los únicos responsables de la agresión. Se trata, antes bien, de una estructura, precisamente la estructura patriarcal la que se reproduce a través de un mandato. ¿Qué es un mandato? “La idea de mandato hace referencia aquí al imperativo y a la condición necesaria para la reproducción del género como estructura de relaciones entre posiciones marcadas por un diferencial jerárquico e instancia paradigmática de todos los otros órdenes de estatus –racial, de clase, entre naciones o regiones”.[1] Dicho con otras palabras, el impulso de la agresión y la violencia contra las mujeres no proviene esencialmente de la biología ni de la mera voluntad de los hombres sino que se origina en una estructura social. El concepto de estructura tiene una larga historia en las ciencias sociales y es utilizado, por su sentido primario de fijeza y cristalización, para referir todo aquello que no se altera con los vaivenes de la voluntad individual. El lenguaje, por ejemplo, es una estructura, y como tal no cambia: tiene una gramática (sintaxis, morfología, etc.), una semántica y una pragmática, independientemente de que el enunciado exprese una cosa u otra. La sociedad tiene también una estructura la cual está formada por las instituciones básicas como la familia, la escuela, las empresas, las reglas de propiedad, las iglesias, etcétera. Los sujetos han de ajustarse a las normas de esa estructura, aunque con sus acciones concretas las llenan de contenido y las actualizan.

Pues bien: el “ser-hombre” y el “ser-mujer” son mandatos de la estructura patriarcal, y ese mandato le impone al sujeto masculino y femenino, las reglas de conducta que ha de obedecer si quiere ser aceptado o aceptada. El no ajustarse a esas reglas se castiga de diferentes maneras dependiendo del nivel de coerción y la importancia relativa de cada estructura. El mandato de masculinidad consiste en los imperativos que ha de cumplir el hombre, el varón, para desempeñarse como tal, prácticamente desde que nace hasta que muere, pasando, claro está, por cómo ha de comportarse frente a las mujeres. Se le impone una visión que ha de tener de las mujeres, en primer término, como objetos de conquista para fines sexuales y, más tarde, para lograr la reproducción de su estirpe en los mejores términos. Se le enseña a seducir, a conquistar y a tomar a la mujer, a la manera de un territorio ganado en una guerra. Esta conflagración bélica está sancionada por los rituales, privados y públicos, que sacralizan la conquista y apropiación de las mujeres. Las fiestas de XV años, el noviazgo, la solicitud de mano, la liturgia del casamiento, la luna de miel, el embarazo, el “Baby shower”, el nacimiento de los hijos, todos esos pequeños y grandes acontecimientos son ritualizados y celebrados socialmente, pero imponen de modo muy sutil el mandato para “ser-hombre” y para “ser-mujer”. He ahí la estructura del patriarcado como la fuente de la acción del individuo, la cual, para el varón implica que ha de ser protector de la mujer y proveedor del hogar y la familia; en reciprocidad, la mujer recibe el mandato de femineidad, que implica encargarse de administrar la casa, reproducir la estirpe del varón y criar a los hijos. Como se desprende fácilmente, aquí está implicada una distribución de modos de ser: al hombre le toca ser conquistador, cazador, guerrero, audaz, osado, activo; a la mujer, en cambio, le corresponde la delicadeza, la bondad, la paciencia, el cuidado de los débiles y de los hijos; en resumen, le corresponde el lado de la sumisión.

Cuando esta estructura patriarcal recibe los embates de la modernización de la estructura económica, los roles de género se trastornan y comienzan a tener expresiones patológicas. La mujer sale a trabajar y esto la hace ganar la independencia económica y la libre individualidad subjetiva, pero la estructura familiar se trastorna sensiblemente. Al varón le han modificado de buenas a primeras el mundo para el que estuvo formado tradicionalmente y su desorientación valorativa lo puede llevar a la agresión y la violencia contra las mujeres y los hijos. Al menos como hipótesis, este argumento puede explicar algunas expresiones de violencia familiar.

El problema que no hay que descuidar es lo que sucede cuando los procesos de modernización productiva y ajuste estructural de la economía, implican la imposibilidad de que el varón cumpla con el mandato de masculinidad y ya no puede ser ni proveedor ni protector de la mujer y de la familia. En esas circunstancias el hombre es atacado directamente en su eje de flotación, en su seguridad, en su identidad más básica, y literalmente es destituido como sujeto. Cualquier respuesta patológica es esperable en estas circunstancias que son vivenciadas como una catástrofe. El cortocircuito que genera el choque entre la estructura patriarcal tradicional y la modernización productiva genera, así pues, efectos múltiples en los hombres y mujeres, efectos que es necesario comprender para que la intervención pública pueda estar coronada por el éxito.

[1] Rita Segato, Las estructuras elementales de la violencia. Ensayos sobre género entre la antropología, el psicoanálisis y los derechos humanos, Argentina, Universidad Nacional de Quilmes Editorial, 2003, p. 13.

Página 1 de 4

la foto

ciento

CULTURA

MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO “ALFREDO ZALCE”, SEDE DEL ENCUENTRO SONORO MICHOACANO

MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO “ALFREDO ZALCE”, SEDE DEL ENCUENTRO SONORO MICHOACANO

Con el fin de promover la música independiente e incluyente, la apertura musical y la creación e innovación, la Sociedad de Música Libre ofreció un concierto en el Museo de...

Leer mas

CELEBRAN CON CONCIERTO EL DÍA INTERNACIONAL DE LOS MUSEOS

CELEBRAN CON CONCIERTO EL DÍA INTERNACIONAL DE LOS MUSEOS

En el marco del Día Internacional de los Museos y dentro de su programa Jueves de Coloquios, el Museo de Arte Colonial (Macol), ofreció un concierto de guitarra con Marcela...

Leer mas

NIÑOS DISFRUTARON DEL DÍA INTERNACIONAL DE LOS MUSEOS

NIÑOS DISFRUTARON DEL DÍA INTERNACIONAL DE LOS MUSEOS

Juegos, talleres y actividades lúdicas y de aprendizaje, conformaron las acciones que, en el marco de la celebración del Día Internacional de los Museos, fueron organizadas por la Red de...

Leer mas

CELEBRÓ BOLA SURIANA 28 AÑOS DE CARRERA EN EL TEATRO OCAMPO

CELEBRÓ BOLA SURIANA 28 AÑOS DE CARRERA EN EL TEATRO OCAMPO

Un mensaje de armonía, tolerancia y de convivencia, fue el que transmitió la agrupación de música tradicional mexicana Bola Suriana, que ofreció un concierto en el Teatro Ocampo para conmemorar...

Leer mas

Buscador

MINUTO A MINUTO

Read bokies review by artbetting.net
The Betst Bokies Romenia Bonus bet365 here.
Download Full Premium themes
Склад за дървен материал - Прочети тук.