17.7 C
Morelia
jueves, junio 20, 2024

ALFONSO Y SU CRIPTONITA

Defender la democracia implica destruir la independencia de pensamiento.

George Orwell (1903-1950) Novelista inglés

Alfonso Martínez ya estaba formado en la fila de aspirantes opositores al gobierno del estado para 2027; luego del domingo, prácticamente ha quedado solo en esa posición.

Dirigirá los destinos de la Comuna moreliana por tercera ocasión en un lapso de doce años. Se ha vuelto un especialista de la capital y el domingo ganó con holgura la reelección, pese a ir contra todo el aparato gubernamental. De hecho, en medio de la catástrofe que significó la elección para la oposición, Martínez es el único que dio la cara por ella. Prácticamente todos los aspirantes opositores fueron vapuleados sin misericordia por el oficialismo.

De por sí, ni PAN ni PRD ni PRI, tienen perfiles con rango de competencia de cara al 27. Tras la masacre que les propinó la 4T el domingo, ahora la baraja se ve más debilitada aún. Nadie parece tener el nivel para hacerle sombra a Martínez, hoy menos que nunca. Y para ser francos, tampoco en la 4T se ve alguien que pueda cerrarle el paso a Palacio de Gobierno.

Pero paradójicamente, Alfonso Martínez corre el riesgo de ver limitadas sus aspiraciones para la gubernatura, no por sus oponentes ni de la oposición ni de la 4T, sino por las nuevas condiciones legales que se configurarán seguramente tras las elecciones. No olvidar que un sueño de Andres Manuel López Obrador, que heredará, aunque no quiera, Claudia Sheimbaum, es la desaparición total de los órganos electorales autónomos para que el mismo gobierno se haga cargo de las elecciones, como sucedió en México hasta los ochenta. Con la mayoría alcanzada por la 4T en las cámaras de Senadores y de Diputados, es inminente la pulverización del INE.

Es decir, la elección del 27 muy probablemente ya no sea dirigida de manera autónoma e independiente por el INE, sino por el gobierno, como en el México de las cavernas. Ya no habrá, es un hecho, elecciones de verdad, serán un remedo que garantizará que Morena gane cuanta votación haya. Las elecciones, a partir del 27, serán otra vez una pantomima. Y a ello se enfrentará Alfonso Martínez.

En condiciones de normalidad democrática, no pareciera haber cómo el alcalde no fuera gobernador en ese año. Con la “democracia” de la 4T, se le puede poner cuesta arriba. Si no, al tiempo.

X@jaimelopezmtz

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí