19.5 C
Morelia
miércoles, julio 24, 2024

ARACELI SAUCEDO, PRUEBA DE FUEGO

Al poner la confianza en medios violentos, uno elige el tipo de lucha con la que los opresores tienen superioridad.

Gene Sharp (1928-2018) Filósofo estadounidense

La perredista Araceli Saucedo llega al Senado por la puerta de atrás. Al encabezar la fórmula opositora que perdió la elección por dos espacios michoacanos en la Cámara Alta, alcanza uno bajo la figura plurinominal. Desde luego es legal, pero llega como perdedora, lo que le obligaría, supone uno, a tener una actuación ética y moralmente sólida, más si, como se sabe, formará parte de un bloque opositor destinado al ostracismo y a ser enviado al rincón de la ignominia.

Ella y José Sabino Herrera, son los dos únicos senadores que tendrá el extinto PRD. Y ambos, según ha publicado el periódico Reforma, están en la mira de la 4T para tratar de “convencerlos” de sumarse a sus filas, a las de la mayoría aplastante del oficialismo, porque con todo y su aplanadora, de todas formas le harán falta dos votos para alcanzar la anhelada mayoría calificada, con la que podrá el presidente López Obrador, en septiembre, y Claudia Sheimbaum a partir de octubre, materializar su sueño dictatorial de destruir todo vestigio de institucionalidad y de división de poderes.

Para asegurarse su demencial sueño destructor, la 4T tiene asegurada la mayoría calificada en San Lázaro, por lo menos hasta ahora y a reserva de lo que resuelva el Trife en cuanto a la sobre representación de legisladores. Le faltan dos votos para garantizar esa mayoría en el Senado, y la 4T ha puesto sus ojos en la michoacana Saucedo y el tabasqueño Herrera.

La aún alcaldesa de Salvador Escalante tiene dos caminos: ser “convencida” de dar el salto al barco ganador, recibir seguramente un cañonazo económico de muchos ceros, formar parte de la aplanadora reinante por al menos otros seis años más, o bien mantener una actitud de dignidad, de solidez moral que le permita seguir en una mínima y arrinconada minoría opositora, pero desde ella al menos dando la batalla política por tratar de contener la destrucción del país que busca la 4T.

Solo en ella radicará decidir la manera en que pasará a la historia como senadora: una que sea respetada por su congruencia, o una que traicionó a sus votantes y se pasó del lado que envió al país al precipicio. Veremos.

Y a la pesadilla, a la actual, solo le quedan 104 días.

X@jaimelopezmtz

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí