32.5 C
Morelia
lunes, abril 15, 2024

AUDITOR EN CAPILLA

La corrupción lleva infinitos disfraces

Frank Herbert (1920-1986) Escritor norteamericano

 

jaimelopezLos días de José Luis López Salgado al frente de la Auditoría Superior de Michoacán, están contados. A menos que los integrantes de la actual Legislatura reculen de última hora y le sigan cobijando irregularidades, incumplimiento de sus funciones y de la ley, y desacatamiento de instrucciones de los propios diputados, hay motivos más que suficientes para instaurarle un juicio político como paso obligado para removerlo del cargo.

Si bien su paso por la ASM ha estado plagado de todo tipo de conductas violatorias de la ley y de desacato a instrucciones de la Comisión Inspectora de la Auditoría Superior de Michoacán, jamás nadie ha osado ponerlo en el banquillo de los acusados.

López Salgado llegó en diciembre de 2011 a la ASM, colocado ahí por el entonces gobernador Leonel Godoy como una manera de garantizarle el cuidado de las espaldas de éste. Los siempre obsequiosos diputados de la 71 Legislatura, no chistaron siquiera: cedieron a la presión de Godoy y aceptaron que el líder perredista López Salgado, fuera designado auditor.

A la vuelta de los años, queda claro que de todo podrían acusar a López, menos de ineficaz: cumplió con creces su principal encomienda, que no era otra que asegurarle la tranquilidad a Godoy, pese al atroz endeudamiento y la brutal corrupción que en esa administración se desató. López fue eficaz en lograr total inmunidad para Godoy, y ahí están los hechos para probarlo.

Pero además de cumplir esa encomienda, el perredista metido de auditor “imparcial” se dio tiempo para hacerse de todo un bagaje informativo que le garantizara que ningún diputado, ninguna fracción parlamentaria, se atrevieran a tocarlo durante los siete años que por ley debe estar al frente de la ASM. Tal cauda de desviaciones y actos de corrupción hay entre los diputados de todas las legislaturas, en todos los partidos y en todos los ayuntamientos, que el auditor encontró un camino fácil para que nadie lo tocara: traer siempre a la mano las pruebas de toda la corrupción que encuentra y chantajear con ellas cada vez que algún diputado tuviera la osadía de querer meterlo en cintura.

Así, ha retado a los que se suponen son sus jefes, los diputados que presiden e integran la Comisión Inspectora de la ASM, mandándolos al diablo con sus órdenes, con sus oficios, con sus instrucciones. A cada orden, no dice que no, pero jamás la cumple, o cumple lo que le viene en gana, y nadie ha podido sancionarlo, pese a que la ley establece que si bien es inamovible en su cargo, hay la excepción cuando incurra en faltas graves a la propia ley. Y mandar al diablo al Congreso, supongo que es falta grave.

Sólo que ahora su suerte parece haber cambiado: en la Junta de Coordinación Política de la actual Legislatura, se analiza una denuncia en su contra por supuestos actos de corrupción en que habría incurrido al tapar un desvío de recursos en el ayuntamiento de La Piedad, de la administración anterior.

Fuentes legislativas confiaron a este reportero que por primera ocasión en sus casi seis años en la ASM, en los que ha visto pasar tres legislaturas, la actual ha decidido no solapar más al auditor y dado que hay una prueba clara de violación a la ley, proceder a removerlo del cargo. Me confirman que se trata de una decisión tomada. Veremos si hay los pantalones para ello, o si de última hora el auditor vuelve a chantajear con “hablar” o con filtrar pruebas de la enorme corrupción en la clase política michoacana, y ésta le vuelve a otorgar un manto de inmunidad.

jaimelopezmartinez@hotmail.com twitter@jaimelopezmtz>

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí