14.5 C
Morelia
miércoles, julio 24, 2024

BONO BANBAJÍO, LA MANZANA DE LA DISCORDIA

La ley sin razón, es criminal.

Criss Jami (1987-?) Escritor estadounidense

El paro de policías estatales, además de generar un caos en la operatividad de la Guardia Nacional, un aumento en los índices delincuenciales, y de evidenciar la ausencia absoluta de sapiencia gubernamental para encauzar el problema y que no salga de control, está desnudando otro tipo de irregularidades, como el manejo por entero discrecional del llamado “bono Banbajío”.

La diputada local Margarita López, a la que el gobernador Ramírez Bedolla señala temerariamente de instigadora del paro, denunció este lunes en RESPUESTA RADIO que es tal el caos administrativo en la Secretaría de Seguridad Pública, que por ejemplo el chofer del secretario Ortega Reyes recibe un “bono Banbajío” de ciento cincuenta mil pesos al mes, cuando los elementos en activo solo perciben alrededor de seis mil. Ello evidenciaría que el manejo de dicho bono, cuya retención originó el paro de policías la semana pasada, es absolutamente discrecional, sin controles administrativos, sin reglas de operación, sin parámetros de meritocracia. En ese caos, la corrupción impera inevitablemente.

Además, la legisladora advirtió que prevalecen prácticas corruptoras al interior de la dependencia, como el rentar patrullas y armas a los policías, y restringirles municiones y uniformes, entre otras anomalías más, todas de suma gravedad.

Ello echaría por tierra la versión de que con militares al mando de los cuerpos civiles de la Policía, la corrupción se abate, o al menos se reduce. En absoluto. Lo que sucede en la Guardia Civil michoacana es prueba de ello. Si lo que la diputada denuncia es cierto, queda claro que le asiste la razón a los policías inconformes, porque el referido bono se maneja con total opacidad y discrecionalidad.

El conflicto, pues, retrata el grado de corrupción en que se desenvuelve la Guardia Civil, comenzando por sus altos mandos. Hay que decirlo, un contraste total con la Policía municipal. La Guardia Civil puede ser el Waterloo de Ramírez Bedolla, a quien le tiene sin cuidado el paro de sus policías, y al parecer decidido a proteger a cualquier costo a Ortega Reyes, pese a las múltiples evidencias de abusos e irregularidades manifestados en ese organismo. Ojo, el fenómeno puede salirse de control. Al tiempo.

Y a la pesadilla, a la actual, ya solo le quedan 105 días.

X@jaimelopezmtz

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí