13.8 C
Morelia
martes, julio 16, 2024

DISTRIBUIDOR VIAL: Y ESO QUE ES NUEVO

La misericordia da frutos más ricos que la justicia estricta

Abraham Lincoln (1809-1865) Presidente de Estados Unidos

Puede parecer un asunto nimio, pero es probable que no lo sea tanto. Más aún, quizá sólo sea el síntoma de una grave irregularidad que a mediano plazo pueda evidenciarse.

El fin de semana anterior se dio cuenta a través de redes y medios, de desmoronamientos en la estructura del túnel que forma parte del distribuidor vial salida a Salamanca. La SCOP y la cámara de constructores se apresuraron a minimizar el hecho, asegurando que solo se trató de una “falta de adhesión” del material empleado, pero que de inmediato se tomaron cartas en el asunto y que en menos de setenta y dos horas quedará resuelto.

Es probable que así sea, aunque también lo es que esa “pequeñez” en realidad sea señal de una obra con deficiencias en su construcción. Primero, porque apenas tiene unos cuantos meses en operación; segundo, porque son ya varios especialistas que vislumbran una serie de eventuales irregularidades técnicas y muy probablemente de mala calidad en diseño y materiales, preocupación que han externado a este reportero, y tercero, acaso lo más relevante, porque la obra pública en Michoacán ha ido siempre de la mano de la corrupción, misma que se ha reflejado en mala calidad, que no pocas veces ponen incluso en riesgo la integridad de la población.

Casi en su totalidad, la obra pública tiene como trasfondo el moche o diezmo: una parte del dinero que recibe el constructor que gana una licitación, debe devolverla en efectivo al funcionario involucrado. Ello no solo encarece la obra y alienta la mala calidad, sino que reduce las posibilidades de que ante fallas posteriores, el gobierno reclame y obligue al constructor a repararlas, dado que ya se benefició con el respectivo moche.

Eso quizá explique porque la SCOP anunció que con su propia maquinaria repararía el daño en el túnel. En rigor, debe ser el constructor el que se haga cargo de ese trabajo. Pero si hubo el infalible diezmo, ¿cómo diablos se le reclama ahora?

En fin, ojalá y no sea así, pero quizá estemos ante la primera evidencia de que el túnel del distribuidor vial salida a Salamanca no solo es horrible visualmente, sino mal hecho. Acaso seamos injustos y precipitados con el comentario, pero la historia de corrupciones en la obra pública michoacana da pie para la duda. La burra no era arisca…

Y a la pesadilla ya solo le quedan 249 días.

X@jaimelopezmtz

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí