17.5 C
Morelia
martes, abril 16, 2024

¿EN QUÉ SE PARECEN CASTILLO Y AMLO?

jaimelopezLa vocación del político de carrera es hacer de cada solución un problema

Woody Allen (1935-?) Actor y director estadounidense

La actitud mesiánica de Andrés Manuel López Obrador tiene un claro parangón en Michoacán, con Alfredo Castillo:

Ambos, se asumen a sí mismos como los salvadores, el tabasqueño de la patria, y el mexiquense de Michoacán.

Ambos comulgan con aquella máxima maquiavélica de que el fin justifica los medios, y por tanto son violadores sistemáticos de todo principio legal, bajo el supuesto que la misión que tienen encomendada no admite límites ni obstáculos, así éstos se refieran a alguna ley o norma.

Ambos tienen la facultad de perdonar pecados. Castillo lo hizo con cientos de delincuentes de la tierra caliente michoacana, que le juraron que a partir de conocerlo a él, ahora sí vivirían decentemente y le ayudarían a ir contra los templarios. Castillo les creyó y les autorizó y les dotó de armas de uso exclusivo del Ejército. El desenlace aterrador es conocido de sobra. López Obrador también tiene esa facultad “divina”: antiguos delincuentes electorales y políticos son redimidos por él, sólo con que juren que han recuperado el camino del bien, para lo cual deben cubrirse con el manto protector del tabasqueño y su Morena. Así, lo mismo Manuel Bartlett, el que ocasionó la caída del sistema en el 88, que en la lógica opositora habría impedido el triunfo presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas, que Lino Korrodi, el antiguo “amigo de Fox”, beneficiario a menos llenos de esa “amistad”, se vuelven inmaculados con solo pasarse a las filas morenistas.

Ambos también no admiten críticas de ninguna naturaleza. La prensa, en particular, les produce urticaria. Todo lo que en ella se difunda, no acorde con “su verdad”, es producto de estrategias para desacreditarles.

Ambos igualmente no saben del agua tibia: el que no está abiertamente con ellos, lo está en su contra. No valen posiciones equilibradas, imparciales. Con ellos, es negro o es blanco, nunca hay grises.

Y ambos también se asumen como inmaculados, para ellos todos los demás somos corruptos, bandidos o, al menos, estamos equivocados en la visión del mundo que tenemos.

Cierto, si se encuentran, seguro no se saludarán. Empero, es claro que entre ellos hay mucho más en común de lo que en primera instancia pareciera. ¿O no? jaimelopezmartinez@hotmail.com twitter@jaimelopezmtz>

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí