- Advertisement -spot_img
febrero 27, 2024
18.5 C
Morelia
spot_img

FAVELA, LA VOZ DE MICHOACÁN: INJUSTA PERSECUCIÓN

El amor a la justicia no es, en la mayoría de los hombres, sino el temor a padecer la injusticia.

Francois de la Rochefoucauld (1613-1680) Escritor francés

Innecesaria, amén de ilegal, la disposición del Instituto Electoral de Michoacán de aplicar medidas cautelares en contra del periodista Javier Favela, reportero del periódico La Voz de Michoacán, así como del propio rotativo, en el desahogo de una queja interpuesta por la diputada panista Liz Alejandra Hernández Morales en contra del dirigente estatal del PRD, Octavio Ocampo Córdova, por presunta violencia política en razón de género.

Apretada síntesis de los hechos: el 23 de octubre anterior, en una rueda de prensa, Ocampo fustigó el voto de los diputados panistas que permitió la designación de Marco Antonio Bravo como auditor Superior de Michoacán. En ese marco, el perredista hizo alusión a la diputada Hernández Morales, lo que ésta consideró violencia política en razón de género. Favela recogió los pormenores de la rueda de prensa en su nota informativa publicada al día siguiente en La Voz de Michoacán. La legisladora llevó su inconformidad ante el IEM, donde lo natural era que, si se consideraba fundada, se desahogara directamente en contra de Ocampo Córdoba, pero extrañamente el instituto se enfocó hacia el reportero y el periódico, cuando éstos solo difundieron los comentarios del perredista.

El coordinador de lo Contencioso Electoral del IEM, César Edemir Alcántar González, quien por ley desahoga ese tipo de quejas, es esposo de Veneranda Ceja Vargas, asesora de la legisladora Hernández, lo que claramente implica un conflicto de interés. Alcántar, por ley y por ética, debió excusarse de darle cauce a la queja. Pero no lo hizo y decidió reducir la responsabilidad de Ocampo, autor de las declaraciones, y enfocarla en el reportero y en La Voz, a los que emitió medidas cautelares que claramente vulneran la libertad de expresión, al requerir que el periódico no reprodujera la nota informativa en redes sociales y más aún, que de ser posible la eliminara de ellas. A todas luces, el IEM está incurriendo en un acto de censura previa, que es anticonstitucional.

Además, Alcántara González habría llevado a cabo su labor de forma ineficiente, al no requerir las versiones completas de las declaraciones del líder perredista, lo que sería lógico para tener un panorama y contexto completo de la rueda de prensa. Ahora, Favela ha llevado su inconformidad al Tribunal Electoral del Estado de Michoacán, donde seguramente se le dará la razón. Favela no solo es un acucioso y profesional reportero, que citó textual al perredista, sino un abogado actualizado en materia electoral. Lleva todas las de ganar y, por ende, todas las de perder el IEM y especialmente el citado funcionario Alcántar González.

Flaco favor le hace este último al árbitro electoral. Ignacio Hurtado, presidente del organismo, debe valorar si mantiene o no en su cargo a Alcántar. Con su actuar mete al IEM en conflictos innecesarios.

Pero, ¿qué dijo Ocampo en esa rueda de prensa, que la diputada consideró violencia política en razón de género? Recupero los dos primeros párrafos de la nota de Favela: “José Hinojosa, ex dirigente estatal del PAN, puso la diputación panista a disposición de Morena para designar al auditor “compadre”, acusó el dirigente perredista Octavio Ocampo. El ex alcalde de Tuzantla instó a la actual cúpula estatal de Acción Nacional a cortar el cordón umbilical con José Hinojosa, quien “estuvo detrás de las negociaciones para entregar a Morena a la esposa (Liz Hernández) y a la tía (Mónica Lariza Pérez, lideresa parlamentaria), a los diputados panistas y a todos los familiares que tiene en el Congreso”.

Puede entenderse que la diputada quejosa suponga que en las declaraciones de Ocampo se perfilaría violencia política en razón de género. En lo personal no me lo parece, pero ella está en su derecho de impugnar al perredista. Y así lo hizo. Quien sospechosamente torció todo fue el citado funcionario del IEM, que en lugar de encauzar la queja contra Ocampo, se fue contra el periódico y el reportero. Absurdo.

Por lo demás, mi total solidaridad y respaldo a Favela y a La Voz de Michoacán.

Y a la pesadilla ya solo le quedan 300 días.

X@jaimelopezmtz

- Advertisement -spot_imgspot_img
Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí