marzo 4, 2024
19.5 C
Morelia
spot_img

GUILLOTINA AFILADA

Cuando las leyes son claras y precisas, la función del juez no consiste más que en comprobar un hecho.
Cesare Beccaria (1738-1794) Filósofo italiano

Despierten, despierten, despierten…lo que está en juego es lo que permite que este país tenga viabilidad como nación: vida, verdad y libertad….no ayuden a afilar la guillotina que después usarán en su contra”.

Pues sobre aviso no hay engaño: esta parte del mensaje dominguero de Xóchitl Gálvez, durante su cierre de precampaña en la capital del país, concentra una advertencia que solo dos tipos de mexicanos no ven, los absolutamente ignorantes o los que por cualquier razón viven de la 4T, sean empleados de gobierno, beneficiarios de programas sociales o contratistas. Esa advertencia es contundente: no ayuden a afilar la guillotina que después usarán en su contra.

Y es que, efectivamente, toda dictadura en gestación endulza el oído y el bolsillo de sus huestes, para una vez sometidas, volverse en su contra al punto de la esclavitud fáctica. Cuba, Venezuela y Nicaragua son la mejor muestra de ello. Los respectivos pueblos ayudaron a afilar la guillotina con la cual luego fueron decapitados, cortándoles democracia, libertades y opciones de crecimiento y bienestar. La 4T para allá perfila a México, de ahí la relevancia del mensaje de la candidata opositora.

La alerta color rojo está ahí. Claudia Sheimbaum se ha encargado de refrendarla y darle vigencia, comprometiendo un gobierno, si ella gana las elecciones, que dé seguimiento puntual a la sinrazón que aplica hoy López Obrador. Ha tenido ella la oportunidad de aclarar que su gobierno no mantendría la connivencia con el crimen organizado; no seguiría pulverizando el sistema de salud; no mantendría la política depredadora de las instituciones autónomas; no avanzaría en la estrategia de volver más pobres a los mexicanos para asegurarse su sumisión electoral; no reforzaría la entrega del país al Ejército ni continuaría con la dilapidación de recursos en obras inservibles. Ha tenido oportunidad, no de romper con el lopezobradorismo, porque sería poner en riesgo su propia candidatura, pero sí de enviarnos señales de que no es afín a la construcción del régimen autoritario y dictatorial al que claramente lleva al país López Obrador. Por eso, debe darse por hecho que un gobierno de Sheimbaum en efecto construiría el segundo piso de la 4T, el segundo piso de la “venezolización” de México.

El panorama es nítido, porque ni López Obrador ni su candidata a sucederlo han tenido el rubor de matizarlo. Lo que ambos buscan es que los mexicanos hoy les ayudemos a afilar la guillotina que mañana caerá sobre nosotros. Si no, a tiempo.

Y a la pesadilla ya solo le quedan 270 días. X @jaimelopezmtz

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí