marzo 4, 2024
19.5 C
Morelia
spot_img

LA PESADILLA DE LIMONEROS NO MERMA

Privar a las personas de sus derechos humanos es poner en tela de juicio su propia humanidad
Nelson Mandela (1918-2013) Activista sudafricano

 

Para quienes suponen que los limoneros de Apatzingán han dejado de ser extorsionados por el crimen organizado, un pequeño botón de muestra de que éste les mantiene la bota puesta en el cuello: tienen que “colaborar” cada uno con cincuenta mil pesos para el aguinaldo de los integrantes del cártel que los tiene postrados de rodillas.

Así lo advierten los líderes delincuenciales en un mensaje escrito enviado a los empacadores de limón de la zona de Apatzingán, los cuales están advertidos de que tienen de plazo hasta el próximo sábado para entregar su aportación de cincuenta mil pesos. Por supuesto no es una petición, es un aviso de que tienen que entregar el dinero para el aguinaldo «de los “muchachos”.

Este recurso, obvio, es extra al que periódicamente tienen que pagar para poder seguir en su actividad productiva. El cobro de piso sigue a todo lo que da y peor que hace apenas unos meses, cuando el tema de la extorsión a los limoneros cobró relevancia nacional y el gobierno se vio obligado a enviar efectivos militares y de la Policía supuestamente para proteger a los limoneros.

Pero resultó contraproducente la llegada de policías y militares, por tres razones: una, porque los policías comenzaron a su vez a cobrar su propia protección a los limoneros, bajo el pretexto de que iban sin viáticos, y entonces, además del dinero a los delincuentes, también tuvieron que desembolsar para los policías; dos, porque se les obligó luego a contratar a policías auxiliares, que además de faltos de preparación y armas para enfrentar a los criminales, cobran y cobran bien por su deplorable servicio; y tres, porque el crimen organizado le subió la cuota a los limoneros, a manera de reprimenda por andarse quejando y haciendo un escándalo a nivel nacional y hasta internacional.

Es decir, por todos lados pierden los limoneros de la tierra caliente. Pero como ya la extorsión múltiple, de criminales y policías, es parte de la “normalidad”, han entendido que de nada les sirve denunciar y, peor aún, que incluso les es contraproducente, lo que ha dado paso a un ambiente de supuesta “tranquilidad”: son extorsionados pero ya no denuncian nada. Solo que ahora, por si fuera poco, tienen que pagar los aguinaldos de sus verdugos. ¡Es el mundo al revés!

Y a la pesadilla ya solo le quedan 296 días. X @jaimelopezmtz

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí