31.5 C
Morelia
jueves, junio 13, 2024

MOMENTOS DE DEFINICIÓN

Odio la guerra, por las dictaduras que pone en lugar de democracias, y por el hambre que la acecha.

Harry Emerson Fosdick (1878-1969) Líder religioso estadounidense

Llegó la “semana D”. La semana previa a la jornada electoral más trascendente de la historia moderna de México. La semana previa a la definición del camino que tomaremos como país: para un lado hay un letrero que dice “dictadura”, y para el otro “libertad”.

Es así de fácil, pero así de difícil: el dos de junio no hay espacio para matices, para indefiniciones ni para grises. Es uno u otro camino.

Pocos lo advierte con la claridad meridiana de Brozo: es un voto por irnos al barranco donde vegetan desde hace un par de décadas los venezolanos y nicaragüenses y dese hace seis los cubanos, o por mantenernos en un régimen democrático y de libertades, imperfecto, inacabado y deficiente sin duda, pero siempre viable de mejora.

Del precipicio no saldríamos en menos de treinta años, en el mejor de los casos. Una o quizá dos generaciones perdidas en aras de una cuarta transformación embustera, fascista dictatorial. El problema es que muchos mexicanos parecen no dimensionar el riesgo, y si lo hacen, lo minimizan, cuando Claudia Sheimbaum no ha enviado una sola señal de que, si es presidenta, proyecte contener la destrucción del sistema institucional iniciado por Andrés Manuel López Obrador, todo lo contrario, ha comprometido su consecución.

Inicia, pues, la semana decisiva para el país. El domingo venidero veremos de qué estamos los mexicanos.

Y a la pesadilla ya solo le quedan 140 días.

X@jaimelopezmtz

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí