32.5 C
Morelia
lunes, abril 15, 2024

PRI, O CÓMO VOLVER AL ÁRBOL

La dictadura es como un aria que nunca se convierte en una ópera.

Emilia Pardo Bazán (1851-1921) Escritora española

Prueba incontrovertible de la decadencia priista es, entre otras cosas, el nepotismo burdo, sin rubor, con el que Guillermo Valencia, dirigente estatal, impulsa a su hermano René como candidato a alcalde de Morelia, a fin de torpedear a Alfonso Martínez.

No es, desde luego, que la historia del PRI esté plagada de transparencia y decisiones democráticas. Todo lo contrario. Pero el nivel de política ramplona, de bajo mundo, en que se mueve hoy el tricolor, y Michoacán es ejemplo nítido, no tiene parangón, no tiene antecedentes, y eso ya es mucho decir en el otrora partidazo.

Guillermo Valencia ha tomado como cofradía familiar y grupal al PRI michoacano. Respaldado por el impresentable Alejandro Moreno, líder nacional, el de Tepalcatepec maneja con rupestre estilo a un partido que, corrompido y todo, pero históricamente se condujo con una dosis razonable de institucionalidad y parámetros mínimos de consenso. Al menos las decisiones verticales se buscaba matizarlas con relativo barniz democrático. No siempre se lograba, pero había cierto pudor en intentarlo al menos.

En el PRI actual, todo rasgo de decencia se perdió, y la prueba es que Valencia no tiene empacho en anunciar que su hermano va en camino de ser el candidato por Morelia. De él no se tiene siquiera antecedente de militancia partidista. Es probable que la tenga, pero de lo que claramente adolece es de jerarquía, carrera y trayectoria notable.

Desde la quinta división salta a la primera, impulsado por el nexo familiar. Los priístas de cepa deben sonrojarse por el nivel de cavernas con el que se maneja hoy su partido. En términos de evolución, diríamos que el tricolor regresó al árbol.

A ver: con un candidato como René Valencia, popular en redes pero intrascendente fuera de ellas, el PRI se irá al tercer lugar de la elección en Morelia, con todo y que fuera acompañado del PRD, o lo que queda de él. Doble contra sencillo. En todo caso, es lo que menos pareciera importar, dado que lo relevante en el tricolor de Valencia, es tratar de horadar la candidatura de Alfonso Martínez, en claro juego con Casa de Gobierno, para cerrarle el paso de cara al 27.

Y todavía hay quien se pregunta por qué al PRI pronto habrá que dedicarle un réquiem. Si no, al tiempo.

Y a la pesadilla ya solo le quedan  206 días.

X@jaimelopezmtz

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí