spot_img
16.5 C
Morelia
viernes, mayo 24, 2024

¿QUÉ ARROJA EL DEBATE?

Las dictaduras inician guerras porque necesitan enemigos externos para ejercer control interno sobre su propia gente.
Richard Perle (1941-?) Subsecretario de Defensa de Estados Unidos

No creo que el primer debate de candidatos a la Presidencia, vaya a modificar sustancialmente la intención de voto de algún segmento poblacional importante.

Ello, porque me parece claro que la manipulación de encuestas incluye un amplio porcentaje de “indecisos”, mismo que, estoy seguro, es ficticio: hoy la inmensa mayoría de mexicanos tenemos decidida la orientación del voto el dos de junio, al menos en esa elección, la presidencial. Si en alguna encuesta aparece aún elevado ese rubro de votantes, es acaso por la resistencia de éstos a expresarlo públicamente, no por falta de definición.

Tampoco será del todo confiable la “medición” que sobre el “ganador” o “ganadora” del

debate, se tenga en redes sociales. La volatilidad y la falta de controles para garantizar un mínimo de confiabilidad en redes, obliga a tomar con reserva lo que se exprese en este tema.

Habrá que apuntar, eso sí, unos cuantos elementos luego del debate:

Uno, el INE debe darle una refrescada a sus formatos. En aras de asegurar equidad milimétrica, sacrifica un manejo periodístico más flexible y, por tanto, más dinámico y atractivo.

Dos, Claudia Sheimbaum trató de administrar la supuesta ventaja que lleva a Xóchitl Gálvez, aunque en realidad lleva el reto más complicado: defender y justificar, al grado de tener que mentir, a un gobierno impresentable como el de López Obrador. Buena parte de su tiempo lo desperdició en ello, y relegó su propia agenda de propuestas, lo cual además le cobró factura al acentuar los señalamientos de la ausencia de una visión de gobierno propia.

Más libre, con todo y la carga que le significan los partidos que le apoyan, Xóchitl Gálvez pareció sacar más raja equilibrando propuestas con señalamientos a la 4T y, sobre todo, a la propia Sheimbaum, que claramente se vio arrinconada en más de una ocasión. Pareció moverse en un terreno más cómodo para ella: el de la confrontación de ideas.

Agradable sorpresa la de Jorge Álvarez Máynez, el emecista: equilibró casi con regla, las acusaciones diversas a las dos mujeres, y se dio tiempo de plantear varios compromisos de gobierno. Poco le hará crecer el debate en cuanto a posibilidades de triunfo, pero habrá que decir que su participación fue consistente, bien manejada y fresca. Le sacó jugo al factor de su edad frente a sus oponentes.

Una encuesta seria, no como las que hemos visto hasta ahora, podría dar luz sobre el primer debate y hasta dónde puede o no modificar expectativas electorales. Insisto, me parece que no mucho, pero habrá que esperar el segundo ejercicio, en el que se abordará el tema de la inseguridad y la criminalidad. Ese sí, creo, puede ser decisivo. Veremos.

Y a la pesadilla ya solo le quedan 188 días. X @jaimelopezmtz

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí