- Advertisement -spot_img
febrero 26, 2024
13.5 C
Morelia
spot_img

TEXTICUITZEO, OTRA RAYA MÁS AL TIGRE

En su mejor momento, el hombre es el más noble de todos los animales; separado de la ley y la justicia, es el peor

Aristóteles (384 a. C.- 322 a. C.) Filósofo griego

El incendio y destrucción de buena parte de los locales comerciales del complejo conocido como «TextiCuitzeo», la madrugada de este domingo, refleja la gravedad de la extorsión y que ésta sigue presente en prácticamente cualquier sector productivo de la entidad.

Las autoridades desde luego no lo dirán, tienen que apegarse al librito y apelar al clásico «no se descarta ninguna hipótesis en las líneas de investigación». En realidad, no habrá ninguna investigación, simple y sencillamente porque tampoco habrá denuncia de por medio.

Pero aún en el remoto caso que la hubiera, quizá solo para afectos de la vigencia y aplicación de algún seguro por siniestros, la Fiscalía solo la tomará por trámite, pero sin indagar nada. Los comerciantes textileros y las autoridades saben exactamente lo que pasó: el crimen organizado envió una advertencia, o se pliegan a pagar derecho de piso o no pueden operar.

Apenas un par de años antes ya se había registrado otro incendio provocado en el mismo lugar. Eso significa que hay reticencias a volverse esclavos fácticos de la criminalidad.

Este mismo domingo, Alejandra Martínez publica en RESPUESTA que Michoacán se mantuvo en semáforo rojo en materia de extorsiones durante 2023, con un total de 241 denuncias penales por ese tema.

Solo que si, como advierten los analistas del fenómeno, la cifra negra es infinitamente mayor, es decir, la de los casos no denunciados por temor a represalias, puede advertirse que la realidad es perversamente más impactante.

El cobro de piso es la constante en toda actividad: comercial, industrial, en tianguis, en mercados, en la distribución de medicamentos, en giros rojos, entre profesionistas de cualquier ramo. Incluso en el quehacer gubernamental: la mayor parte de los alcaldes tienen que pagar parte de su presupuesto a los cárteles para no ser objeto de atentados. Difícilmente puede encontrarse alguna actividad que escape al fenómeno.

Todo mundo lo sabe. Los agraviados por supuesto, pero también el Gobierno en todos sus niveles. El asunto es que nadie hace nada al respecto y eso solo tiene una explicación: la connivencia del poder público con el crimen organizado.

El incendio de TextiCuitzeo es una evidencia más de la impunidad absoluta que gozan los criminales.

Y a la pesadilla ya solo le quedan 263 días.

X@jaimelopezmtz

- Advertisement -spot_imgspot_img
Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí