spot_img
25.5 C
Morelia
miércoles, mayo 22, 2024

De 30 veces el tamaño de la tierra, mancha del sol que provocó la tormenta geomagnética

El clima espacial es preocupación y tema internacional y por ello geofísicos de la UNAM lo monitorean desde 2014                                                                         

De 30 veces el tamaño de la Tierra fue la mancha del Sol que provocó la tormenta solar derivada en tormenta geomagnética al llegar a nuestro planeta el pasado fin de semana, informó el doctor Américo González Esparza, jefe del Laboratorio Nacional de Clima Espacial del Instituto de Geofísica de la UNAM, en la conferencia de prensa difundida a nivel nacional respecto a la evolución de este evento natural, donde dijo que se identificó actividad intensa del astro rey desde la semana pasada, y que las explosiones solares arrojaron nubes de masa coronaria de las cuales varias se dirigieron hacia la Tierra habiendo provocado esta tormenta geomagnética severa.

Este es un fenómeno inusual y se adelantó el evento, incluso, ya que estaba previsto para que ocurriera la noche del 10 de mayo pero tuvo lugar pasadas las 13:00 horas, habiendo registrado su pico durante todo el resto del día hasta la madrugada del 11 de mayo, expuso.

Acompañado de otros geofísicos del propio Laboratorio, del Instituto de Geociencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, del Servicio Magnético, y de personal del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), dijo que los científicos venían esperando este evento desde hace 10 años en que han venido monitoreando el clima espacial y la actividad solar a través de este Laboratorio creado en 2014.

A su vez, el doctor Pedro Corona Romero, investigador del LNCE, refirió que esta tormenta no puso en riesgo la vida, pero sí es riesgosa porque causa afectaciones para cualquier sistema tecnológico y a los sistemas que producen y distribuyen la energía eléctrica. Es por ello que en la Ley Nacional de Protección Civil está establecido como tema de seguridad nacional.

La tormenta afectó satélites, telecomunicaciones, sistemas globales y también de aviación. Corona Romero dijo que las estaciones de laboratorio que son tres, de las cuales una está ubicada en Coeneo aquí en Michoacán, miden los registros magnéticos y obtienen índice de actividad del campo magnético terrestre que ahorita está en una etapa de tranquilidad y en una fase de recuperación tras la tormenta geomagnética severa.

Alertó que esto es un aviso para posibles escenarios severos que pudieran presentarse próximamente, aunque no definió cuáles. Más explicó también que derivado de la intensidad de la luz solar emitida durante esta tormenta se pudieron ver auroras en latitudes medias del globo terráqueo, como en México, es decir, el choque de la luz con diferentes partículas.

La Tierra tiene dos grandes escudos que son justamente el campo geomagnético que es el que contuvo la entrada de este material solar a la Tierra, y también la propia atmósfera dijo, en tanto, el doctor Javier González Méndez, investigador también del Laboratorio Nacional de Clima Espacial, de modo que no hubo riesgo a la salud ni existe un estudio completo que pruebe que este tipo de fenómenos geofísicos afecten a la salud de las poblaciones por emisión solar.

Retomando la palabra, el jefe del LNCE, el doctor Américo González Esparza, señaló que el clima espacial es un tema y una preocupación mundial por lo que todos los países en todos los continentes ya lo monitorean, e intercambian entre sí información frecuentemente al respecto sobre el impacto y sobre la intensidad de la actividad del Sol, misma que en el ciclo de los últimos 11 años está teniendo su máxima actividad en este año 2024 y en 2025.

Por ello se prevén más tormentas geo magnéticas, pero por primera vez en México se están generando datos propios a este respecto en el LNCE, que seguirá monitoreando para la adecuada toma de decisiones. También informó que los pasados 21 y 22 de abril justo en Semana Santa, ocurrió una tormenta geomagnética, pero mucho más leve.

Finalmente refirió que este tipo de fenómenos geofísicos no tienen nada qué ver con golpes de calor, olas de calor, cambio climático, ni tampoco con temblores porque esos son eventos internos de la Tierra, y la tormenta geomagnética es un evento externo.

Además tampoco puede ser previsible al igual que los ciclones o los terremotos, sino que los geofísicos llevaban monitoreándo desde hace una década y estudiando la actividad solar, por lo cual esperaban que iba a ocurrir en este año esta tormenta geomagnética.

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí