31.5 C
Morelia
miércoles, abril 17, 2024

Hipertensión arterial, diabetes y artritis, enfermedades que más afectaron a población de 53 años y más en 2021

inegi ancianos 1 0607El 62.3 % percibía tener un estado de salud de regular a malo, 25.0 % tenía, entre sus actividades, cuidar a un menor de 12 años y 18.4 % cuidaba a una persona adulta

 

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en coordinación con el Centro Médico de la Universidad de Texas (UTMB), presenta los resultados de la sexta edición de la Encuesta Nacional sobre Salud y Envejecimiento en México (ENASEM). La finalidad de esta encuesta es actualizar la información estadística sobre la población de 50 años y más en México. Lo anterior, para evaluar el proceso de envejecimiento, el impacto de las enfermedades, la discapacidad en la realización de actividades y la mortalidad.

La ENASEM 2021 abarcó temas como el estado de salud, migración, redes familiares, ingresos, presencia de limitaciones físicas o enfermedades, estado cognitivo y emocional, actividades diarias y uso de tiempo. Además, para este levantamiento, se consideraron preguntas referentes al impacto de la pandemia por la COVID-19. Estas permitieron conocer no solo las experiencias de la población, sino la influencia de la pandemia en la calidad de vida de las personas mayores.

Además, en 2021, se desarrolló el estudio vinculado a la ENASEM, denominado Encuesta de Evaluación Cognitiva (Encuesta Cognitiva), 2021. Su finalidad es proporcionar información para estimar la prevalencia y los factores de riesgo de demencia y otros deterioros cognitivos de la población de adultos de 58 y más años en México, así como compararla con estudios similares a nivel mundial. El levantamiento se realizó del 19 de julio al 27 de agosto de 2021.

La ENASEM es una encuesta longitudinal que inició en 2001; después, se levantó en 2003, 2012, 2015, 2018 y en 2021. La población en muestra se integró por personas de 50 años y más, a quienes se les ha dado seguimiento durante 20 años, desde el inicio del proyecto, en operativos posteriores y, en algunos casos, hasta su fallecimiento.

En ciertos temas que se presentan, los datos se comparan con los de 2018, lo que permite observar las tendencias entre estos años. Asimismo, es posible identificar impactos en torno a las vivencias durante la pandemia por la COVID-19. Cabe aclarar que, para la presentación de resultados, se excluye a las personas de 53 años y más que respondieron con No sabe o que ocuparon el rubro de No responde en la entrevista directa (cuestionario básico). También se excluyen las entrevistas que se realizaron mediante cuestionario sustituto. Lo anterior, con la finalidad de mantener la comparación con los datos de encuestas anteriores que aquí se presentan.

PRINCIPALES RESULTADOS DE LA ENASEM 2021

Características sociodemográficas

inegi ancianos 2 0607La ENASEM 2021 estimó una población de 53 años y más, de 25.9 millones de personas: 45.6 % correspondió a hombres y 54.4 %, a mujeres. De la población estimada, 45.4 % vivía en localidades urbanizadas —esto es, con 100 mil habitantes o más— y 54.6 %, en localidades con menos de 100 mil habitantes.

En relación con el nivel educativo de la población de 53 años y más, 13.2 % no tenía escolaridad; 24.2 % contaba con la primaria incompleta; 22.0 % tenía hasta primaria terminada; 21.4 % había aprobado algún grado de secundaria y 17.9 % tenía estudios posteriores a la secundaria, es decir, contaba con 10 o más grados de escolaridad -1.4 % no especificó su escolaridad-. El porcentaje de hombres con nivel escolar más allá de secundaria fue 22.4 % y el de mujeres, 14.0 por ciento. En cuanto a las diferencias por grupo de edad, se identificó que las personas de 53 a 59 años tenían un mayor nivel de estudios (24.3 % con estudios más allá de secundaria) que las personas de 60 años y más.

En cuanto a la situación conyugal, la viudez representó 25.7 % en mujeres y 9.4 % en hombres. La condición de unión (casado(a) o unión libre) correspondió a 56.3 % de mujeres y 78.6 % de hombres. Por su parte, el porcentaje de mujeres en condición de separación o divorcio fue de 12.3 % y en hombres, de 7.5 por ciento. En comparación con los datos de 2018, la proporción de la población casada o en unión libre descendió, en puntos porcentuales, a 2.3 en las mujeres y a 1.2 en los hombres.

Con respecto a la condición de actividad económica de la población de 53 años y más, 27.5 % de las mujeres y 65.7 % de los hombres eran económicamente activos (trabajaron o buscaron trabajo). La brecha resultó de 38.2 puntos porcentuales.

Estado de salud y uso de servicios de salud

inegi ancianos 3 0607De la población de 53 y más años, 67.7 % reportó haber asistido a consulta o visita médica en los últimos 12 meses, 33.9 % asistió al dentista y 11.3 % señaló haber estado hospitalizada o haber tenido alguna cirugía ambulatoria. Las mujeres fueron quienes más reportaron recibir algún tipo de servicio de salud. Del total de la población de estudio, 23.3 % (6.0 millones) no asistió a ninguno de estos tipos de servicios de salud.

Con respecto a la autodeclaración de enfermedades crónicas por diagnóstico previo, las enfermedades más comunes entre la población de 53 años y más fueron: hipertensión arterial (43.3 %), diabetes (25.6 %) y artritis (10.7 %). La prevalencia autodeclarada fue diferencial por sexo: las mujeres reportaron mayores porcentajes en las principales enfermedades crónico-degenerativas.

Por grupos de edad y sexo, entre 2018 y 2021, se tuvo una prevalencia similar en siete enfermedades comunes en la población de estudio —cáncer, embolia cerebral, infarto cardiaco, enfermedad pulmonar, artritis, diabetes e hipertensión arterial—. Por su parte, se observó que conforme avanza la edad, el porcentaje de población que presentó alguna de estas enfermedades fue mayor.

La diabetes es una de las enfermedades con mayor prevalencia a nivel mundial. Con su aumento en las últimas décadas -de 1980 a 2014, el número de personas con diabetes en todo el mundo pasó de 108 millones a 422 millones-, ha impactado en la calidad de vida de las personas de todas las edades. Por lo anterior, dar seguimiento a la prevalencia de diabetes, mediante los distintos levantamientos de la ENASEM, cobra relevancia. Para 2001, se identificó que 16.1 % de la población de 53 años y más reportó tener diabetes por diagnóstico previo (14.1 % para los hombres y 17.8 % para las mujeres). En 2021, el porcentaje fue de 25.6 % (22.5 % para los hombres y 28.1 % para las mujeres).

Por grupos de edad y sexo, se identificó mayor incremento para las mujeres de 53 a 59 años. En 2001, el porcentaje de mujeres con diagnóstico de diabetes, en dicho grupo de edad, fue de 15.1 % y en 2021, se ubicó en 26.0 %: el aumento fue de 10.9 puntos porcentuales. Para las mujeres de 60 años y más, el incremento fue de 10.6 puntos porcentuales. En el caso de los hombres, el mayor aumento fue para el grupo de 60 años y más, con nueve puntos porcentuales, y de ocho puntos porcentuales entre el grupo de 53 a 59 años.

La obesidad se considera un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, osteomusculares, diabetes y algunos tipos de cáncer. Este riesgo aumenta conforme crece el grado de este padecimiento.

La ENASEM da seguimiento a la prevalencia de la obesidad -se calcula obteniendo el Índice de Masa Corporal (IMC), con base en el peso y talla que las personas reportan-. Los resultados muestran una tendencia al alza, tanto en hombres como en mujeres, desde el primer levantamiento en 2001 y hasta 2021. En este último año, la obesidad fue mayor entre las mujeres que entre los hombres: la diferencia se acercó a los siete puntos porcentuales, con 30.1 y 23.3 %, respectivamente.

En 2021, 62.3 % de la población de 53 años y más percibió su salud como regular, mala o muy mala: el valor resultó ligeramente menor al captado en 2018, que fue de 63.1 por ciento. Esta percepción fue mayor entre las mujeres que entre los hombres, con 67.4 y 56.2 %, respectivamente.

Toma de decisiones sobre su salud

inegi ancianos 4 0607De las personas de 53 a 59 años, 83.1 % percibió que el peso que tienen sus decisiones en torno a su salud es mucho y también se percibió como mucho para 71.0 % de la población de 80 y más años. No obstante, se aprecia en la gráfica siguiente que, conforme avanza la edad, disminuye el peso que tienen las personas en la toma de decisiones sobre su salud.

Las personas de 53 años y más años señalaron que cuando requieren apoyo para la toma de decisiones sobre algún tratamiento médico, son ellas mismas y sus familias quienes deciden. Esto se observó tanto en las respuestas de los hombres (52.4 %) como en las de mujeres (50.0 %).

Estilos de vida y salud

inegi ancianos 5 0607El estilo de vida y los hábitos influyen en la salud. Ejemplos de los anterior son hacer ejercicio o consumir tabaco o alcohol. Los resultados de la ENASEM 2021 señalan que 42.7 % de los hombres de 53 años y más realiza actividad física tres días por semana o más. Este porcentaje fue menor para las mujeres: 22.2 % realizó actividad física con la frecuencia señalada. Al comparar con otras ediciones de la ENASEM, el porcentaje de mujeres que realizó actividades físicas tres días por semana o más, en 2021, resultó 10.8 puntos porcentuales menor que en 2012.

El consumo de alcohol y tabaco -se consideró que la persona consume bebidas alcohólicas con la respuesta: actualmente consume bebidas como cerveza, vino, licor o pulque. Ahora bien, no se identificó la cantidad ni la frecuencia, se indagó exclusivamente sobre el consumo. Asimismo, con respecto al consumo de tabaco, se consideró afirmativo si la persona respondió que actualmente fuma-, prevalece más entre los hombres que entre las mujeres. El porcentaje de hombres de 53 años y más que consume tabaco descendió ligeramente entre 2012 y 2021. No obstante, el consumo de alcohol aumentó 6.5 puntos porcentuales en este mismo periodo.

Del total de la población de 53 años y más, cuatro de cada 10 personas declararon dificultad para conciliar el sueño (41.1 %). De estas, 11.9 % dijo que el problema se le presentó la mayoría de las veces y 29.2 % respondió que algunas veces. Al desagregar la información según sexo, 48.8 % de mujeres y 31.8 % de hombres tuvieron alguna dificultad para dormir (la mayoría de las veces o algunas veces). En comparación con 2018, se presentó un aumento tanto para las mujeres (47.4%) como para los hombres (32.8 %).

La población de 53 años y más refirió como sus actividades principales: ver televisión (87.3 %), hablar por teléfono, enviar mensajes o usar internet (84.0 %) y hacer mantenimiento del hogar (63.3 %). Al comparar con la edición 2018, las tres actividades anteriores subieron sus porcentajes. Por otro lado, las que presentaron una disminución fueron: cuidar a un adulto (pasó de 18.9 %, en 2018, a 18.4 %, en 2021) y cuidar a un menor (que pasó de 26.6 %, en 2018, a 25.0 %, en 2021). No obstante, la provisión de cuidados por parte de la población adulta resultó relevante. Con lo anterior, las y los adultos de 53 años y más contribuyeron a la economía y bienestar de los hogares.

Salud emocional y mental

inegi ancianos 6 0607En la edad adulta, la salud mental y el bienestar emocional tienen la misma importancia que en cualquier otro periodo de la vida, pues influyen en la salud del cuerpo y a la inversa. La presencia de síntomas depresivos puede deberse, entre otras cuestiones, a los cambios físicos y mentales en la persona o una negación ante el envejecimiento.

En la ENASEM se indagó sobre nueve síntomas depresivos. Se preguntó a la persona si se sintió deprimida; si sintió que todo lo que hacía era un esfuerzo; que su sueño era intranquilo; si se sintió infeliz; se sintió solo; si sintió que no disfrutaba de la vida; se sintió triste; se sintió cansado y si sintió que no tenía mucha energía. Presentar cinco o más de estos síntomas es una situación de alerta e indicador de riesgo del estado emocional de la o del adulto mayor.

En el levantamiento de 2021, el porcentaje de la población de 53 años y más que refirió presentar cinco o más síntomas depresivos en los últimos siete días, fue de 25.3 por ciento. Los síntomas depresivos más frecuentes fueron: cansancio, tristeza y sueño intranquilo.

Con base en los datos de los levantamientos de 2012, 2018 y 2021, se percibe una tendencia a la baja en el porcentaje de población con cinco o más síntomas depresivos a lo largo del tiempo. Sin embargo, la prevalencia en 2021 se mantuvo alta, sobre todo en el caso de las mujeres (31.6 %). El porcentaje para los hombres fue 17.7 por ciento.

Nueve de cada diez personas de 53 años y más refirieron estar satisfechas con la vida. Esta frase, junto con haber conseguido cosas que son importantes en su vida fueron las dos de satisfacción más frecuentes. Este resultado no presentó diferencia significativa entre hombres y mujeres. En 2021, con respecto al levantamiento de 2018, se presentó un incremento en todas las frases de satisfacción.

En lo que concierne con la autoevaluación de la calidad de la memoria —situación que se asocia también con la salud y el bienestar mental—, en 2021, de la población de 53 años y más, 55.2 % calificó la calidad de su memoria entre regular y mala, dato similar al del levantamiento de 2018 (56.7 %). Un 35.0 % consideró tener buena memoria y 9.5 %, excelente y muy buena.

En 2021, se observó que tanto mujeres como hombres reportaron una calidad más baja de la memoria conforme avanza la edad. Según sexo, la diferencia más pronunciada se presentó en el grupo de 53 a 59 años: 52.5 % de las mujeres calificó su memoria como regular o mala, en comparación con 41.5 % de los hombres. En el grupo de 60 años y más, 62.5 % de mujeres y 56.4 % de hombres respondieron que su memoria era mala o regular.

Limitaciones para actividades de la vida diaria

inegi ancianos 7 0607En cuanto a la realización de actividades de la vida diaria, 15.0 % de las personas adultas mayores mencionó tener, al menos, una dificultad o limitación. Actividades como caminar, ir a la cama y usar el excusado de forma autónoma fueron las que representaron mayores dificultades. Aunado a lo anterior y al comparar con el levantamiento de 2018, esas actividades fueron en las que más aumentaron las limitaciones, en especial, ir a la cama y usar el excusado.

La presencia de limitaciones en las personas adultas mayores se puede deber a cambios morfológicos y fisiológicos característicos del proceso de envejecimiento. Dicho fenómeno se identificó en los resultados de la edición 2021. Un comparativo entre la población de 53 a 69 años, y la de 70 años y más, revela el incremento en el porcentaje de personas con una limitación: en el primer grupo el aumento fue de 10.8 % y en el segundo, de 25.7 por ciento.

Las limitaciones para realizar alguna actividad cotidiana presentaron diferencias en la distinción según sexo. Las mujeres mencionaron que su mayor dificultad fue para ir a la cama (9.3 %); después, para caminar (8.8 %) y al último, para usar el excusado (8.7 %). Por su parte, los hombres presentaron mayor dificultad para caminar (5.9 %); después, para ir a la cama (5.6 %) y al final, para usar el excusado (5.0 %).

La ENASEM considera actividades instrumentales de la vida diaria que tienen mayor complejidad que las básicas y que son necesarias para vivir de forma independiente. Estas incluyen tanto tareas domésticas como movilidad fuera del hogar. Al respecto, se observó un aumento del porcentaje de población con limitaciones para hacer compras o ir al mercado: pasó de 6.3 %, en 2018, a 7.7 %, en 2021.

Cuidados preventivos y la COVID-19

inegi ancianos 8 0607El cuidado preventivo refiere a la atención médica de rutina que incluye exámenes de detección, revisiones y asesoramiento con personal médico. La finalidad es prevenir enfermedades u otros problemas de salud. En lo que concierne a las pruebas de detección de enfermedades, o el reporte de vacunación, se identificó que las mujeres presentaron una frecuencia más alta en el uso de los distintos cuidados preventivos. En 2021, sobresalió que 89.9 % de las mujeres y 84.6 % de los hombres reportaron haberse vacunado contra la COVID-19 (al menos una dosis). Siguieron las pruebas para la detección de hipertensión y las pruebas para la detección de la diabetes.

En torno a exámenes de detección del cáncer de próstata, dos de cada 10 hombres dijeron haberlos realizado (20.4 %). A las mujeres se les preguntó acerca del autoexamen de mama: cinco de cada 10 lo realizaron (53.0 %) y cuatro de cada 10 se habían hecho una mamografía (40.4 %) o papanicolaou (39.1 %).

En lo que respecta a la COVID-19, se preguntó si de marzo de 2020 a la fecha del levantamiento, alguna o algún médico había diagnosticado a la persona de estudio como «positiva» al virus. De la población de 53 años y más, 14.0 % respondió que sí. Para la población de 60 años y más fue de 12.6 por ciento.

Gracias a que esta encuesta es un proyecto longitudinal, se cuenta con la siguiente información.

Entre la población de 60 años y más que padeció COVID-19, se identificó un aumento en la prevalencia de sentimientos de depresión. En 2018, 26.4 % de estas personas adultas mayores se identificó con depresión y en 2021, aumentó a 35.5 por ciento. De la población de 60 años y más que no enfermó de COVID-19, 29.3 % se identificó con sentimientos de depresión en 2018. En 2021, el porcentaje fue de 26.9 por ciento. Respecto al sentimiento de soledad, la población de 60 años y más que en 2018 tenía este sentimiento (35.4 %) y que en pandemia tuvo COVID-19, en 2021, creció 4.4 puntos porcentuales (39.8 %).

De la población de 53 años y más, 2.5 % cuidó a alguna o algún familiar enfermo a causa de la COVID-19. Por su parte, 7.4 % perdió su empleo, sus ingresos, o tuvo otra afectación económica a causa de este virus.

ENCUESTA DE EVALUACIÓN COGNITIVA 2021

PRINCIPALES RESULTADOS

inegi ancianos 9 0607El levantamiento de la información de la Encuesta Cognitiva se realizó a una submuestra de la ENASEM 2018; se entrevistó y aplicó ejercicios cognitivos a la población de 58 años y más; se levantó una entrevista a una persona informante (familiar o cuidadora) de 18 y más años que conocía el estado de salud, la memoria, las actividades y los cuidados del adulto mayor -para 69.7 % de la población de 58 años y más, la persona informante fue una mujer; para 30.3 %, un hombre-.  

Ejercicio de orientación espaciotemporal

La Encuesta Cognitiva, plantea preguntas sencillas para conocer la orientación en el tiempo y el espacio de las personas de estudio; a saber, la fecha, el día, la hora y el lugar de la entrevista. Lo anterior, porque uno de los signos más comunes del deterioro cognitivo es la pérdida de la memoria y de la orientación -otro signo de deterioro cognitivo es olvidar fechas importantes o eventos-.

De la población de 58 años y más, 94.3 % respondió de manera correcta qué día de la semana era, lo que la hizo la respuesta acertada más alta. Siguieron la ubicación del mes, con 90.6 % y de la entidad federativa de residencia, con 85.7 por ciento. Los porcentajes más bajos de respuestas correctas fueron para el día del mes, con 67.9 % y la hora de la entrevista, con 67.1 por ciento.

Actividades que realiza y cambios en la variedad de actividades

inegi ancianos 10 0607Al indagar con la persona informante sobre las actividades diversas que lleva a cabo la población de 58 años y más, se encontró que la mayoría (96.3 %) realizaba actividades de convivencia; 84.8 % hacía actividades domésticas y 82.5 % iba a la tienda o al mercado. Entre las respuestas menos frecuentes destacaron: realiza actividades lúdicas -como armar rompecabezas, contestar crucigramas, juegos de mesa, etcétera-, con 25.8 % y asiste a instituciones de población adulta mayor, con 2.8 por ciento.

En los últimos 10 años, 51.7 % de la población de 58 años y más había dejado de hacer algunas actividades que efectuaba de manera cotidiana, como ir al mercado, hablar con amigos, leer el periódico o hacer arreglos en casa. En los últimos tres años, el porcentaje de la población que presentó una disminución de actividades cotidianas fue de 52.2 por ciento.

En la declaración de la persona informante, 49.4 % de la población de 58 años y más disminuyó su capacidad para realizar actividades cotidianas en los últimos 10 años, ya sea porque las realizó con mayor esfuerzo, se cansó más rápido, o las hizo más lento. Si se consideran los últimos tres años, este porcentaje de población aumentó a 51 por ciento.

El cambio de rutinas puede detonar alteraciones o confusión en las personas mayores. En este contexto y a través de la persona informante del adulto mayor, se conoció que 13.3 % de la población de 58 años y más presentó dificultad para adaptarse a cambios de rutina.

Situaciones vividas por la población adulta durante la pandemia por la COVID-19

inegi ancianos 10 0607Uno de los objetivos específicos de la Encuesta Cognitiva fue conocer el impacto de la COVID-19 en la población adulta mayor, como uno de los grupos de mayor riesgo. Se identificó que, durante el periodo de pandemia, 15.8 % de la población de 58 años y más (2.9 millones) canceló una consulta médica o aplazó alguna cirugía. De este segmento de población, 80.9 % no pudo conseguir una cita.

De la población de 58 años y más, 38.8 % recibió apoyo de otras personas durante la pandemia por la COVID-19. De estas personas, 87.1 % recibió apoyo en la compra de comida o haciendo mandados y 67.0 % recibió dinero o algún tipo de apoyo económico.

De la población de estudio, 27.6 % otorgó algún tipo de apoyo. De este grupo, 72.5 % dio dinero o apoyo económico y 64.4 % ayudó en la compra de comida o hizo mandados.

inegi ancianos 11 0607La pandemia por la COVID-19 originó dificultades económicas como comprar medicamento, adquirir comida, realizar pagos, entre otros. De la población de 58 años y más, 66.1 % consideró que no presentó ninguna dificultad económica a consecuencia de la pandemia, mientras que 31.6 % respondió que sí tuvo al menos una dificultad. La falta de dinero para comprar algún medicamento, dinero insuficiente para comprar comida y falta de dinero para pagar sus gastos médicos fueron las dificultades más comunes, con 54.3, 54.2 y 45.8 %, respectivamente.

Los resultados de la ENASEM 2021, así como de la Encuesta de Evaluación Cognitiva 2021, ofrecen un panorama sobre los procesos de envejecimiento en México. La finalidad es aportar información útil a la academia, a organizaciones y a la sociedad en general, así como contribuir al diseño de políticas públicas relacionadas con el proceso de envejecimiento, enfermedades y discapacidad de la población adulta mayor en el país.

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí