logo3

ERIK AVILES

 

El primer acto de corrupción que comete un funcionario es aceptar un cargo para el cual no posee las competencias necesarias, porque cobra sin generar valor público y opera una agenda de podredumbre. Los malos funcionarios y sus pandillas son como cucarachas en una bolsa de azúcar: robarán algo, pero siempre arruinan todo el contenido.

Leer más...

ERIK AVILES

La situación de las finanzas educativas michoacanas está fuera de control y los augurios son pésimos, dadas las circunstancias actuales y su historia reciente.

Leer más...

ERIK AVILES

 

La posibilidad de que se presente el fenómeno de hacinamiento escolar será uno de los semáforos más visibles del riesgo en el que se encuentren estudiantes, maestros y padres de familia en el regreso a clases ya anunciado. Se puede simular la sanitización, relajar la aplicación de medidas preventivas, pero visualmente es imposible ocultar la proximidad entre seres humanos. En muchos casos significará la reducción al absurdo de la intención de saturar las aulas, por razones ajenas a la salud.

El pasado 5 de los corrientes, la SEP emitió el “Acuerdo número 12/06/20 por el que se establecen diversas disposiciones para evaluar el ciclo escolar 2019-2020 y cumplir con los planes y programas de estudio de Educación Básica (preescolar, primaria y secundaria), Normal y demás para la formación de maestros de Educación Básica aplicables a toda la República, al igual que aquellos planes y programas de estudio del tipo Medio Superior que la Secretaría de Educación Pública haya emitido, en beneficio de los educandos", de donde se infiere vendrán algunas medidas sanitarias a realizarse por parte de las autoridades educativas en consecuencia.

A pesar de estar en Diario Oficial, no cabe duda de que se trata aún de un borrador sujeto a cambios, subordinado completamente a lo que ocurra con la pandemia; mientras tanto, debemos asumir sus líneas como políticas gubernamentales incompletas que deberán contar con la programación y presupuestación respectivas que permitan contar con condiciones adecuadas para el regreso presencial a clases en cada escuela, priorizando que sea cada comunidad escolar la que tome decisiones respecto a los requerimientos principales para poder reanudar labores y que las autoridades superiores cumplan con ser proveedores, facilitadores y acompañantes del proceso, sin protagonismos, conflictos de intereses ni hechos de corrupción.

Es muy importante que, desde las oficinas centrales se realice la microplaneación del próximo ciclo escolar con mayor detalle, incorporando las dimensiones de cada aula y definiendo el cupo máximo de estudiantes. Por igual, que se definan las necesidades de construcción de más infraestructura física y de equipamiento. A la par, si bien las autoridades federales han definido días de clases y horarios, es muy importante que desde lo local se establezcan con mayor precisión los horarios de clases, atendiendo las circunstancias específicas de cada comunidad de aprendizaje.

Por ejemplo, la idea de la SEP de dedicar el viernes a reforzamiento y recuperación para estudiantes que requieran repasar temas específicos puede llegar a generar fenómenos de hacinamiento que deben resolverse comunitariamente, no siguiendo a la ciega dictados centralistas que, si bien tienen la intención de brindar líneas generales de actuación, su aplicación irrestricta puede atentar contra los derechos de la comunidad. Es tiempo de que impulsemos la construcción participativa de las medidas que conllevará el regreso a clases.

Se debe partir del reconocimiento oficial de la problemática: es un hecho que, desde hace muchos años se presenta el fenómeno del hacinamiento en muchas aulas michoacanas, desde preescolar hasta posgrado, tanto en escuela pública como en privada. En buena medida, el enorme rezago en cobertura educativa que impera en la entidad depende de la muy precaria infraestructura física con la que se cuenta actualmente. Los indicadores en materia de cobertura educativa exclaman la precariedad de la cual no ha salido nuestro sistema educativo estatal.

Como consecuencia de la pandemia, los derechos de los estudiantes se verán aún más altamente amenazados: el derecho a la vida, a la convivencia, a la salud, al aprendizaje, entre otros más. La convivencia se verá acotada; la didáctica, la práctica de deportes y muchos otros aspectos más. Por ello, ante esta situación el rigor de las medidas de seguridad deberá ser alto, pero mucho más la labor de concientización que se debe de realizar entre todos los integrantes de una comunidad de aprendizaje: maestros, personal de asistencia y apoyo a la educación, directivos, estudiantes y padres de familia. Asimismo, la intervención de las altas autoridades debe ser arropadora, proveedora de recursos

Las presiones de los actores intervinientes serán altas, las cuales inciden en dos variables: el número de maestros y el de estudiantes, dejando en segundo término la disponibilidad de aulas y de equipamiento educativo.

Por una parte, está la autoridad tratando de lograr elevar su indicador de estudiantes por grupo, racionando al máximo el número de maestros, por criterios burocráticos que resultan inoperantes cuando se trata de garantizar derechos humanos.

Por otra, están los directivos escolares, en todo un espectro de actitudes, finalidades e intereses: están quienes tratan de maximizar la matrícula, pasando por contar con un clima laboral adecuado, e incluso aquellos que aceptan o ceden maestros, que reciben estudiantes por recomendaciones y sobornos. De todo ello hay muchos casos documentados.

Por otra parte, presionarán las cúpulas sindicales para tener ubicados a sus trabajadores de la educación afines en las escuelas más céntricas o estratégicas políticamente hablando. Por otra parte, también lucrando con los espacios en las aulas, llegando a subastarse las fichas de inscripción en los planteles de mayor demanda.

Intervienen también los padres de familia, intentando por todos los medios a su alcance, lograr que se acepte a sus hijos en la escuela de su predilección, lo cual puede inferirse que es por criterios de prestigio académico, de horarios escolares o de proximidad a sus respectivos domicilios o centros de trabajo.

Ante esta serie de presiones se han tomado medidas desesperadas como la construcción de más aulas, la contratación irregular de más maestros, la creación de “extensiones” de planteles y la consabida presión que se realiza a las autoridades, para que, a posteriori les doten de los recursos y se les regularice administrativamente.

Aplicar esa clase de soluciones puede atentar contra la vida humana en esta ocasión. Por ello es importante la intervención honesta e inmediata de parte de las autoridades de los tres órdenes de gobierno para resolver los problemas de infraestructura, equipamiento y dotación de servicios, anticipando y acotando consecuencias que devienen de la corrupción y omisión, como el hacinamiento escolar, siempre poniendo al centro los derechos humanos de los integrantes de las comunidades de aprendizaje.

Sus comentarios son bienvenidos en Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. y en Twitter en @Erik_Aviles

ERIK AVILES

Estar con el derecho a aprender de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes es sumarse a favor de la escuela pública, por la defensa de los atributos constitucionales de la educación enunciados en el artículo tercero constitucional, en pro de los derechos de los maestros y por el impulso a la formación de formadores en las escuelas normales públicas, las cuales requieren fortalecimiento.

Leer más...

ERIK AVILES

 

A diferencia de otros años, el Día del Maestro muchos docentes no recibieron una manzana en el escritorio, regalos, flores, cartas, desayunos, rifas o comidas que se organizaban en su honor, tributos de genuino reconocimiento y gratitud, provenientes de padres de familia, de alumnos, exalumnos y de la ciudadanía.

Muchas muestras de afecto se hicieron llegar por vía virtual, lo cual en cierta forma es una injusticia, porque sí que son reales las horas de su existencia que dedican a velar por el aprendizaje de las nuevas generaciones, con las redobladas dificultades que impusieron el confinamiento, la pobreza y el abandono institucional.

Reconocer a los maestros es una de las grandes deudas sociales que deberán ser solventadas al regreso presencial a clases.

Por fortuna, en esta ocasión no tendrán que escuchar los letánicos pronunciamientos ideológicos de siempre, provenientes de políticos y líderes sindicales afanados en congraciarse con el gremio, con sus alocuciones llenas de lugares comunes e inaceptablemente faltos de compromiso ante las reivindicaciones históricas pendientes con el magisterio.

Son comprensibles las emociones y pasiones que despiertan los maestros, tanto la gratitud de muchos como la ambición de unos cuantos. Los maestros marcan vidas, desenvuelven vocaciones, forjan caracteres, abren universos insospechados y lideran a la sociedad rumbo a su evolución.

Hoy no queda la menor duda: de no ser por el esfuerzo extraordinario de los maestros, este ciclo escolar estaría completamente perdido desde el 13 de marzo y sin posibilidad alguna de recuperación hasta que hubiese condiciones y recursos para garantizar la salud y el derecho a aprender de todos para regresar a clases.

Gracias a la flexibilidad, adaptación y generosidad del magisterio es que se ha podido implementar parcialmente la estrategia denominada Nueva Escuela Mexicana en Línea, porque en absoluto la parte patronal ha provisto lo necesario para que los maestros hagan su labor, mandatada por la ley.

Al respecto, la normatividad para los trabajadores de la educación pública se establece en el Apartado “B” del 123 constitucional, reglamentada por la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, la cual en su Artículo 43, Fracción V, menciona que el patrón debe “proporcionar a los trabajadores los útiles, instrumentos y materiales necesarios para ejecutar el trabajo convenido”, lo cual es flagrantemente incumplido en las escuelas multigrado, rurales, indígenas o en cinturones de pobreza urbana.

En lo que corresponde a los trabajadores de las escuelas privadas, quienes se rigen por el Apartado “A” del Artículo 123, la Ley Federal del Trabajo señala en su Artículo 132 Fracción III que el patrón debe “proporcionar oportunamente a los trabajadores los útiles, instrumentos y materiales necesarios para la ejecución del trabajo, debiendo darlos de buena calidad, en buen estado y reponerlos tan luego como dejen de ser eficientes, siempre que aquéllos no se hayan comprometido a usar herramienta propia”.

Es decir, para el magisterio, la provisión de materiales, útiles e instrumentos se incumple en prácticamente todas las escuelas, tanto públicas como privadas. Para cumplir la ley se requeriría que a toda la plantilla docente se les dotara de equipos de cómputo, conexión a Internet, equipo de oficina, programas de computadora y cuentas de usuario en plataformas educativas, bibliografía y consumibles, por decir lo mínimo. Entonces, al poner de su bolsa todo lo anterior, los maestros no solo son los primeros garantes del derecho a aprender, sino que también son los primeros auspiciadores de la educación.

Más aún, muchos maestros no están capacitados para la digitalización del sistema educativo. Ni siquiera hay información pública precisa y reciente al respecto. Pero esto tiene que ver con dos factores: la formación inicial y la formación continua. La inicial proviene de las escuelas normales, lo que lleva a señalar que a nivel nacional no se ha fortalecido desde los planes y programas de estudio, mucho menos en el seguimiento de la enseñanza del empleo de las TIC para el aprendizaje, quedando en manos de la SEP realizar las modificaciones curriculares respectivas.

En cuanto a la formación continua respecta, hay dos vías: la primera, que desde la ley no se requisita para contratar profesores que ellos deban dominar el uso de las TIC para la educación. Entonces, al ahora requerirse de manera contingente el uso de las TIC, quienes están totalmente obligados a capacitar a la plantilla docente nacional son las partes patronales, tanto para las escuelas públicas como privadas, mientras que, los trabajadores de la educación deberán asistir a los cursos, en los términos estipulados por la ley.

Mientras que en las escuelas privadas ha sido heterogénea la solución al respecto, en la educación pública se está capacitando a los docentes y personal directivo a través de los seminarios de Google para la Educación, con avances y resultados aún por comprobarse.

Para dimensionar quiénes son los maestros y qué papel han tenido que desempeñar durante la jornada de confinamiento, es preciso señalar algunas situaciones sin precedente que han enfrentado. Veamos:

Fueron los maestros los últimos en salir de las aulas, en plena escalada de la pandemia. También fueron ellos quienes regresaron a abrir las escuelas para entregar los libros olvidados, para distribuir cuadernillos, para tener reuniones informativas con los padres de familia, entre otras tareas.

También, cuando se apruebe el regreso presencial a clases, serán los maestros los primeros en apersonarse en las escuelas, con la incertidumbre de exponerse a un posible contagio.

Son los maestros quienes están realizando un esfuerzo heroico por combatir la enorme desinformación que ha campeado en las comunidades, especialmente al Oriente de Michoacán, donde vivales sin escrúpulos se han aprovechado de la credulidad de la gente para decirles que las jornadas de sanitización son más bien para infectar con COVID-19 a los lugareños, así como que la colocación de pastillas de cloro en el agua potable es realizada con fines de difundir más la pandemia. Ejercen su reputación como apóstoles de la ciencia y del saber humano frontalmente ante los chismes, ideologías e intereses de seudolíderes locales.

Fueron los maestros quienes rompieron con la privacidad de sus hogares y experimentaron con toda clase de aplicaciones en línea para comunicarse con los estudiantes, desde las más populares hasta las más especializadas. No vacilaron en emplear mensajes de texto, llamadas por celular, mensajes de voz, videos, correos electrónicos, Whatsapp, Instagram, Telegram, Facebook, blogs, Twitter, Google para la Educación, incluyendo Google Classrooms, Youtube y hasta aplicaciones más lúdicas como TikTok y Snapchat.

Fueron los docentes quienes se atrevieron a competir frontalmente con influencers, youtubers y tiktokers por tener la atención de los estudiantes e hicieron un esfuerzo encomiable para presentar de manera ingeniosa, creativa y didáctica los contenidos a aprender.

Son los maestros quienes prudentemente no se han movilizado ni han boicoteado las medidas de la Nueva Escuela Mexicana en Línea para protestar por las medidas unilaterales tomadas por el gobierno, por los pagos incompletos y a destiempo, ni por las precarias condiciones laborales, a pesar de que el malestar docente existe y es fácilmente palpable en las ingentes inconformidades expresadas en las redes sociales.

Son los maestros quienes con sus propios recursos y desafiando la prudencia acuden hasta las comunidades donde se encuentran los planteles escolares para repartir tareas, para elaborar listas de números de celulares, para pagar anuncios en el perifoneo y poder contactar a todos los estudiantes bajo su cuidado.

Son las maestras y los maestros quienes en sus hogares combinan todos los roles a los que se hace mención en este artículo, ya que atienden a los estudiantes bajo su encargo, para posteriormente realizar labores domésticas y también guiar el aprendizaje de los propios hijos, todo bajo el mismo techo, con las mismas condiciones socioeconómicas y sin contar con apoyos institucionales de ninguna índole, ni para maestros, ni para padres de familia ni para hijos.

Son los maestros quienes están recibiendo las principales evidencias de la situación socioemocional que guardan las niñas, niños, adolescentes y jóvenes durante este confinamiento, quienes conocen de entre sus alumnos quién está logrando realizar actividades en pro del aprendizaje y quién no tiene las condiciones para tales efectos.

Fueron los maestros en algunas escuelas de modalidad de sostenimiento privada quienes afrontaron las inconformidades de padres de familia quienes consideraban innecesario pagar por clases presenciales no recibidas, así como estimaban prescindible la figura del maestro. No solamente debieron informar y concientizar, sino que en ciertos casos incluso tuvieron que hacer labor de recaudación de colegiaturas y pagos pendientes para poder completar sus salarios.

Por lo anterior, es claro que la figura del maestro no solamente persistirá en la denominada nueva normalidad, sino que ha recibido una renovada legitimación y apreciación social de su labor.

Por ello, hubiéramos esperado que el gobierno cumpliese lo que la ley le mandata, así como su palabra y por primera ocasión en el año, todos los maestros hubiesen recibido su salario conforme lo estipula la ley, el día 15. Sin embargo, es prácticamente un hecho que no sucederá así. Hay maestros que cobran bajo contrato, con denominaciones eufemísticas como asesor externo, como les sucede a los del Programa Nacional de Inglés para Educación Básica, quienes han exhibido que durante 2020 no se les ha pagado su salario ya devengado, ni tampoco se les ha brindado estabilidad laboral. Hay promesas de funcionarios, pero se antoja difícil que se consoliden las soluciones de un día para otro si no hay verdadera voluntad política.

Esperemos se haga un esfuerzo significativo y basado en evidencias para lograr transformar la realidad que se nos presenta y construir un mejor sistema educativo, cimentado en mejores condiciones para las niñas, niños, adolescentes y jóvenes, los maestros, personal de asistencia y apoyo a la educación y las familias.

Cuando la transformación se haga ley, cuando sobre acciones aisladas se construya política pública, integral, universal y cotidiana podremos hablar ahora sí del imperio de una normalidad en la cual a los actores clave del sistema educativo se les reconoce apoyándolos, dotándoles de libertades y recursos para ejercer a plenitud sus derechos y vocaciones respectivamente, especialmente a los maestros, por ser los primeros garantes del derecho a aprender de los ciudadanos del mañana.

Sus comentarios son bienvenidos en Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. y en Twitter en @Erik_Aviles

Página 1 de 16

la foto

ciento

CULTURA

El violinista Serafín Ibarra, en Miércoles de creadores

El violinista Serafín Ibarra, en Miércoles de creadores

  La Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum), comparte una cápsula para que la gente conozca a los galardonados del Premio Estatal de las Artes Eréndira, como parte de Miércoles de...

Leer mas

Invitan a celebrar Noche de Muertos con responsabilidad

Invitan a celebrar Noche de Muertos con responsabilidad

Para celebrar esta Noche de Muertos, la Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum) ofrecerá danza, teatro, conciertos y muestras de altares tradicionales a través de sus espacios culturales y redes...

Leer mas

Innova CMMAS enseñanza de música con nuevas tecnologías

Innova CMMAS enseñanza de música con nuevas tecnologías

El Centro Mexicano para la Música y las Artes Sonoras (CMMAS) inició oficialmente con las operaciones de CMMAS+, una nueva plataforma dedicada a brindar opciones educativas en línea para estudiantes...

Leer mas

Eligen a nueva ganadora del concurso de Fotografía / Paisaje 2020

Eligen a nueva ganadora del concurso de Fotografía / Paisaje 2020

Tras una segunda liberación, y al seguir los lineamientos de la convocatoria, el jurado determinó otorgar el Primer Premio en la categoría mayores de 35 años a “Espejo Encantado”, autoría...

Leer mas

Buscador

MINUTO A MINUTO

Read bokies review by artbetting.net
The Betst Bokies Romenia Bonus bet365 here.
Download Full Premium themes
Склад за дървен материал - Прочети тук.