logo3

teodorobarajas

 

La pandemia continúa su paso por el mundo, suma más víctimas mortales, ha surtido efectos deprimentes en las finanzas de familias y gobiernos, el trance no deja de ser desolador y nuestro país es una prueba palpable de los estropicios que ha provocado el coronavirus.

La contingencia sanitaria no es el único tema que genera opiniones disímbolas y polémicas, en el rubro político los escándalos tampoco disminuyen. La administración de Enrique Peña Nieto dejó un legado de cajas resonantes marcadas por el signo de la corrupción, se trató de un gobierno turbulento cuyos saldos no han dejado de contarse.

Al inicio del gobierno de Peña Nieto, una selfie del mandatario con algunos gobernadores de su partido no parecía anunciar la sombra que se habría de cernir en torno a varios de ellos que terminarían perseguidos por las autoridades acusados de diversos ilícitos, principalmente relacionados con la corrupción, algunos fueron encarcelados.

César Duarte, ex gobernador de Chihuahua fue detenido recién en Miami, en torno al citado político pesan graves acusaciones porque se presume que su paso en la administración del norteño estado es sinónimo de latrocinio, por lo que se ha documentado es propietario de múltiples propiedades en México y también en el vecino país del norte. Fue prófugo algunos años.

Aún se habla de la estafa maestra, algunos ex gobernadores han estado envueltos en la bruma de la sospecha, escándalos y presuntos actos de corrupción. Son los integrantes de una generación fracasada que de la nota política migraron a la de color rojo.

El otro escándalo que dará mucho de qué hablar es el concerniente con el ex titular de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya, quien fuera funcionario en el mandato de Enrique Peña Nieto pesan graves acusaciones aunque también puede señalar a quienes fueron prominentes miembros del gabinete, como lo han deslizado en diversos momentos sus abogados. Es una trama claramente vinculada a la corrupción, se ha señalado que hay presuntas pruebas que involucran a ex funcionarios de alto nivel.

Emilio Lozoya está en México, internado en un hospital por presentar presunto malestar derivado de una anemia, ello una vez que lo hicieron regresar de España.

Por ello los escándalos políticos no terminan, el Partido Revolucionario Institucional se ha visto afectado porque se convirtió en una especie de sparring de sus propios gobiernos. Recordemos que estamos a un par de meses de que inicie el proceso electoral que culmina el próximo año.

La oposición continúa sin mayor trascendencia, no genera debate y está más al pendiente de sus propios demonios que por la articulación de un auténtico proyecto de largo alcance, a últimas fechas parece que al presidente Andrés Manuel López Obrador le han favorecido las circunstancias, por ejemplo su visita a Estados Unidos para entrevistarse con Trump el inquilino de turno en la Casa Blanca.

Por cierto, aún está prófugo el ex gobernador priista de Puebla Mario Marín, se localizó en Líbano a Kamel Nacif y se presume se tramitará su extradición; los citados están señalados por el delito de tortura en contra de la periodista Lydia Cacho.

La corrupción e impunidad brillan como dos problemas estructurales, han sido escleróticos y su consistencia ha impedido la transformación social, permanecen inamovibles e irresolubles. Lo cierto es que los escándalos parecen arreciar y aún falta, así que los capítulos en la trama seguramente serán numerosos.

 

teodorobarajas

 

México mantuvo durante mucho tiempo una cultura del fraude electoral, la alquimia, las triquiñuelas en las que votaban los muertos y todo un catálogo de malas artes fueron recurrentes en el pasado reciente, probablemente la plenitud de dichos actos se padecieron en 1988, año en que se cayó el sistema para maquinar un fraude contra el Frente Democrático Nacional.

Anterior a 1988, año en que Cuauhtémoc Cárdenas enfrentó a Carlos Salinas de Gortari, se presumió de un presunto fraude del gobierno contra Juan Andreu Almazán en 1940 para evitar la derrota de Manuel Ávila Camacho.

Muchos opositores han dado testimonio de lo casi utópico que resultaba ganarle al Partido Revolucionario Institucional en décadas pasadas, la simbiosis partido-gobierno fue una maquinaria afinada para ganar, a como fuera, a la oposición. Más de siete décadas en el poder del PRI parece explicarlo todo.

La creación del Instituto Federal Electoral fue una respuesta a la demanda de los comicios fraudulentos de 1988, cuya documentación al respecto fue extensa, detallada e incontrovertible. No deben olvidarse en la memoria colectiva todos los actos al margen de la ley en materia electoral.

Las condiciones actuales difieren a las vividas en 1988, tenemos un sistema de partidos que no es perfecto porque se trata de organizaciones humanas, prevalece la inequidad. Contamos con un árbitro que es el Instituto Nacional Electoral con todo y las polémicas que se han generado en los últimos años. La democracia en México no ha madurado lo suficiente aunque hay avances, por ejemplo la alternancia es una realidad.

Recién el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó que será un guardián para evitar fraudes electorales en el proceso que se avecina, el mandatario fue integrante del Frente Democrático Nacional, contendió por la gubernatura de Tabasco, sabe de lo sucedido en aquellos años marcados por el autoritarismo. Si, sólo que su función no es la de ser vigilante de los procesos, su función es como presidente de la república y eso trasciende las lides partidistas porque debe gobernar para todas y todos con independencia de ideologías, fobias o filias.

Existen las instancias para deliberar las controversias en materia de elecciones como lo son el Instituto Nacional Electoral o el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, no es asunto del presidente porque compiten los partidos y candidatos, no es cuestión de quien despacha en Palacio Nacional.

A ciencia cierta nadie sabe cuáles serán los resultados del proceso que iniciará en septiembre y terminará el próximo año, aparentemente Morena lleva ventaja, aunque en política los imponderables suelen presentarse. Es una cuestión neta de las y los ciudadanos que habrán de acudir ante las urnas en las casillas para solventar el ritual efímero de sufragar.

El fraude electoral es delito grave, la democracia mexicana mantiene déficits porque la cultura política no se ha robustecido, basta escuchar la calidad del debate de los temas públicos, en redes sociales por ejemplo para saber que la crispación suplanta a la auténtica discusión de las ideas para encajonar el debate en un callejón sombrío en el que abundan los calificativos sin sustancia.

teodorobarajas

A veces da la impresión que estamos viendo una película absurda en donde los protagonistas son la negligencia haciendo pareja con la estulticia para elevar el número de contagiados por coronavirus, cuya letalidad en nuestro país es elevada, digamos que un paso más de lo preocupante. Las fiestas, reuniones masivas y otros desafíos son evidentes, no hay blindaje para evitar el incremento de personas enfermas, aunque todos los días y a toda hora se recomiendan los cuidados, protocolos y demás acciones preventivas, en la realidad no hay eco como se supondría.

La debacle económica es cada vez más latente, muchas industrias están paralizadas, urge la revisión de políticas públicas en diversos rubros porque el desempleo escaló, muchos giros lucen desolados por razones obvias, el sector turístico por ejemplo.

Resulta absurdo el afán suicida en muchas personas que hacen su vida sin precaución, exponen sus vidas y las de sus semejantes en los tiempos del Covid-19, los nosocomios ya lucen insuficientes, el índice de mortandad se ha incrementado. No debemos obviar que México registra altos números en causas de vulnerabilidad ante el coronavirus como lo representan la diabetes, la obesidad y la hipertensión, ante semejante cuadro la amenaza es creciente.

En diversos sondeos que se han efectuado resulta alarmante el grado de personas que afirman, con seguridad, que el coronavirus no existe, ello pese a las constantes estampas y testimonios de enfermos y familiares de éstos que han sufrido en carne propia los embates de la enfermedad que ha dado la vuelta al mundo.

Por ejemplo en Morelia hubo una marcha de aficionados que protestaron contra la venta del equipo de fútbol Monarcas, el cual puede ser adquirido para jugar en Sinaloa, es respetable su opinión y se trata de un asunto sentimental, aunque hacer una manifestación masiva en estos días de incremento exponencial del multicitado virus resulta reprobable. Contra toda lógica, se realizó la movilización en la capital michoacana el domingo 24.

Se canceló el campeonato de liga de la Federación Mexicana de Fútbol sin campeón, diversas actividades, congresos, ferias y conmemoraciones también se cancelaron o, en el mejor de los casos, se han postergado para mejores días. Los empleos directos e indirectos se han mermado dramáticamente.

Las estimaciones efectuadas por las autoridades sanitarias en las últimas semanas respecto a la contingencia, para aplanar la curva de contagios simplemente no respondieron a las expectativas, ello contribuye a generar más incertidumbre.

Otro elemento patético es el oportunismo de muchos políticos que utilizan la pandemia, con su caudal de dramas, para hacerse publicidad a costa de la tragedia de gran magnitud, el autoelogio con la publicitación de entrega de dádivas es una afrenta, si tanto aman al prójimo podrían hacerlo en silencio y no de manera ostentosa que resulta humillante. El protagonismo que camina de la mano con la vanidad.

El mundo no termina, aunque la crisis sanitaria representa un trance complejo que carece de antídoto.

teodorobarajas

No hay un solo día en nuestro país en que la polarización se ausente, abundancia de controversias que manifiestan una evidente predisposición a la descalificación. El verdadero debate de ideas palidece ante oleadas de adjetivos y etiquetas que toman distancia de la civilidad, es un asunto cotidiano. Simpatizantes y detractores del presidente Andrés Manuel López Obrador se asumen como los portadores del estandarte de la verdad, lo cierto es que la confrontación no cede.

Estamos en los días más complicados de la crisis sanitaria, los contagios por Covid-19 se han incrementado, se retornó a partir del 1 de junio a la denominada nueva normalidad con todas las restricciones prescritas para evitar la propagación del virus, algunos gobernadores han dicho desconocer el semáforo del gobierno federal en cuanto al manejo y contención de la contingencia, acusan que no se les consideró como se había acordado con anterioridad. Se han sumado más gobiernos estatales inconformes porque se impuso el semáforo rojo y ellos tienen otros datos.

El sábado 30 hubo movilizaciones de protesta contra el presidente López Obrador en diversas ciudades, la novedad es que fue en caravana de vehículos, probablemente para no exponerse ante la pandemia, en Morelia algunas decenas de vehículos circularon por algunas de las avenidas principales, sucedió en otras urbes la misma situación.

En lo que respecta a la mencionada movilización contra López Obrador, ésta fue descalificada por simpatizantes de la 4T, intolerancia pura. En un régimen de libertades la crítica a los actores políticos es parte de una normalidad porque el disenso enriquece la democracia, además de ser un valor.

Sucede que en el México de hoy no existe una figura o movimiento que aglutine el sentir opositor contra mandatario, los partidos enfrentan una evidente crisis de representatividad, los absorbió el pragmatismo, se desdibujaron sus símbolos de identidad política.

No existe un opositor con las características del actual presidente desde la trinchera partidista o de la sociedad civil. Recordemos que antes de la victoria del 2018, López Obrador fue un opositor persistente, con una base social numerosa, actualmente sus contrincantes no la tienen, sus alcances hasta hoy han sido limitados.

En la movilización anti AMLO que se efectuó en Morelia el sábado anterior con los vehículos automotores llamaban la atención algunos letreros que portaban los autos, consignas contra el comunismo, por ejemplo. Sabemos que en nuestro país no vivimos en un régimen de tales características entre las que figuraría la abolición de la propiedad privada y desaparición de clases sociales. Algunos de los argumentos resultaron confusos, por decir lo menos.

Se cuestionó a quienes protestaron, pese a que están en su derecho, existe la opción de criticar, disentir y éstas no deben agotarse. Peor sería la imposición de un pensamiento único, eso sí sería pernicioso. Aunque solicitar la dimisión del presidente López Obrador parece más un exabrupto.

Recordando algunas palabras de Winston Churchill, lo deseable es que el único imperio que prevalezca debiera ser el de las ideas, en México aún estamos lejos de un auténtico debate que refleje una verdadera vocación democrática.

teodorobarajas

 

En estos tiempos de pandemia se debe destacar que si algo se acrecentó, no nos referimos a las estadísticas de la enfermedad y su letalidad, es el fomento a la lectura, si porque ahora los libros han cobrado una mayor importancia, lo cual es algo que resulta esperanzador.

En Europa y América se ha leído más, acaso por las circunstancias que nos han forzado a muchos a seguir en casa y dar un vistazo a la biblioteca, ha sido el momento de leer o releer diversos autores, de tal manera que podemos confrontar la soledad desde las letras.

Ahora que muchas actividades académicas se han centrado en viodeoconferencias, plataformas y todo el arsenal de instrumentos de las tecnologías de la información y comunicación, muchos de los participantes lucen sus libros, lo mismo sucede en los programas de análisis en televisión.

El saldo del Covid-19 ha sido de alcances brutales, ciertamente, escuchamos diversas opiniones a cargo de los especialistas, algunas ocasiones resaltan las contradicciones o las incongruencias. También destacan lo que muchos hacen irresponsablemente como retando al virus sin importar el daño que se hacen o pueden provocar a mucha gente que es altamente vulnerable por padecer enfermedades crónicas y degenerativas.

Por toda la seguidilla de consecuencias en materia de salud, resulta estimulante que quienes se mantienen en casa puedan adentrarse en la lectura, que hoy día resulta un bálsamo. Recién se recordó a dos escritores destacados, Mario Benedetti y Carlos Fuentes, el primero uruguayo que dejó obras como La Tregua y Pedro y el capitán, ni qué decir de sus poemas como Te quiero o Táctica y estrategia.

Carlos Fuentes dejó una gran obra que se ha quedado para ocupar un lugar estelar en la literatura mexicana del siglo XX: Aura, La muerte de Artemio Cruz o La silla del águila.

Tenemos muchos autores, aunque los lectores no son necesariamente una gran legión este trance por la emergencia ha promovido, acaso por necesidad, el interés por los libros.

Los libros nos permiten la franca posibilidad de quitar los frenos a la imaginación, encender una luz para disipar la oscuridad de la soledad, combatir el aburrimiento y renovar la capacidad de asombro porque son diversos los temas e infinitas las historias que se tejen alrededor de la tinta y el papel.

Por la contingencia sanitaria ahora no se puede visitar librerías, aunque los pedidos a domicilio se han incrementado, ahora desde un teléfono se puede adquirir literatura, sin excluir que en muchos casos los lectores acceden a obras vía internet.

Releer libros aporta nuevos datos y nos ayuda a ejercer un criterio hermenéutico para glosar e interpretar contenidos, este confinamiento nos ha brindado la opción siempre válida de regresar por el camino de las letras.

Por cierto, en otra razón de ideas, Morelia cumplió el pasado 18 de mayo su aniversario 479, la antigua Valladolid tiene una evidente densidad histórica que se conecta con el génesis de nuestro país, el centro de la ilustración se radicó en el antiguo Colegio de San Nicolás, sitio en el que desfilaron personajes como Miguel Hidalgo y Costilla, quien fuera rector, además del más grande hijo moreliano y arquitecto del Estado mexicano, Don José María Morelos y Pavón. Ahora no hubo festejos masivos, se escucharon las campanas de las iglesias para recordar el aniversario. Felicidades Morelia.

Página 1 de 14

la foto

ciento

CULTURA

Últimos días para participar en el Encuentro Estatal de Pintura y Estampa “Efraín Vargas”

Últimos días para participar en el Encuentro Estatal de Pintura y Estampa “Efraín Vargas”

Con una bolsa en premios de 160 mil pesos, la Secretaría de Cultura de Michoacán invita a los artistas a participar en el XX Encuentro Estatal de Pintura y Estampa...

Leer mas

En Miércoles de creadores, charla con el músico Julio Morales

En Miércoles de creadores, charla con el músico Julio Morales

El músico moreliano Julio Yahir Morales comparte su experiencia como becario del Programa de Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico de Michoacán (PECDAM), que le permitió cursar el primer...

Leer mas

Invitan a instituciones a postular candidatos el Premio Estatal de las Artes Eréndira

Invitan a instituciones a postular candidatos el Premio Estatal de las Artes Eréndira

Con la finalidad de reconocer a los creadores que han ayudado a enriquecer y mantener vivo el legado cultural del Estado, la Secretaría de Cultura de Michoacán invita a las...

Leer mas

Últimos días para participar en el Salón Estatal de la Acuarela Edición 2020

Últimos días para participar en el Salón Estatal de la Acuarela Edición 2020

Este 5 de agosto, a medianoche, termina el plazo para participar en el Salón Estatal de la Acuarela Edición 2020, con el cual se expondrán las mejores obras de acuarela...

Leer mas

Buscador

MINUTO A MINUTO

Read bokies review by artbetting.net
The Betst Bokies Romenia Bonus bet365 here.
Download Full Premium themes
Склад за дървен материал - Прочети тук.