23.5 C
Morelia
domingo, abril 14, 2024

MÉXICO NO ES UNA CORCHOLATA

J MA. CARDONA

Este país llamado México por ningún motivo se puede admitir que se le considere “corcholata” como lo hace el señor presidente Andrés Manuel López Obrador.

El país es mucho más que esto sí existiera punto de comparación, pero no es así, es un país heredero de una cultura milenaria con una visión superior cosmogónica, superior a la europea, por ejemplo.

Los pueblos originarios y sus culturas antes de la “conquista” española eran y practicaban la ciencia y sobre todo los conocimientos de la arquitectura y por lo tanto de las matemáticas; en muchas de ellas en su sistema numérico existía el número Cero.

Su arqueología monumental todavía existe y su escritura en los códices son objeto del estudio de las ciencias sociales, particularmente de la antropología, por lo tanto, este país llamado México que significa en náhuatl “ombligo de la luna”.

A pesar de que la mal llamada “conquista” española intentó destruir el supuesto pasado de las culturas originarias nunca lo logró y hasta hoy existen los pueblos y las culturas originarias.

A pesar, de que la mal llamada “conquista” española fue violenta y se llevó mediante la espada y la cruz como la expresó el muralista mexicano José Clemente Orozco en el mural que se encuentra en el Hospicio Cabañas de la ciudad de Guadalajara, no aniquiló las culturas originarias como ya se mencionó.

Durante el periodo colonial en la Nueva España, los integrantes de los pueblos originarios y los españoles, así como los criollos se fundieron dando origen al mestizaje que fue producto de la fusión entre los pobladores originarios y los españoles.

El mestizaje y en particular la forma de apropiarse por parte de los pueblos originarios de la cultura europea quedó grabada en todos los aspectos de las ciencias y el arte nuevo hispano, ejemplo de ello fueron las construcciones de nuevas ciudades, catedrales y templos, algunos especialistas afirman que la cultura de la Nueva España fue moderna producto de la acumulación capitalista y que no tiene nada que ver con la cultura española que para esa época vivía en la edad media.

Tan sólo citaremos dos ejemplos en literatura, la obra de Sor Juana Inés de la Cruz y Juan Ruíz de Alarcón, basta señalar el “primer sueño” poema de la literatura universal donde el escritor Octavio Paz hizo un profundo ensayo y en gran parte de su obra. El segundo autor con toda su obra de teatro, pero sobre todo que son parte de la cultura universal.

En el mundo independiente de México, el arte y la cultura continuaron floreciendo alcanzando la universalidad, muy contrariamente a lo que se pensaba que la nueva cultura de la América Mexicana era inferior a la europea y fueron los filósofos y ensayistas, José Ingenieros, Samuel Ramos y sobre todo Octavio Paz los que reflexionaron sobre la mexicanidad en busca del ser mexicano y con su obra alcanzaron también la universalidad y contribuyeron a que la cultura de México se reconociera como parte de la cultura humana.

Se pueden señalar otras cosas más, pero lo más importante de esta entrega es que la construcción de México los actores principales han sido los trabajadores, campesinos y el pueblo en el buen sentido de la palabra, tanto de las principales etapas de la historia de México como fueron la Revolución de Independencia encabezadas por Hidalgo y Morelos, la Reforma de Juárez y Melchor Ocampo y la Revolución Mexicana de Villa y Zapata.

Y no el invento de López Obrador con su Cuarta Transformación como una supuesta alternativa a los “conservadores” y el neoliberalismo como argumenta.

Por todo lo antes expuesto no se puede admitir que a México se le considere una corcholata y mucho menos se merece un próximo presidente de esa calidad.            

- Advertisement -spot_imgspot_img
Noticias Recientes
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí