31.5 C
Morelia
miércoles, abril 17, 2024

MADRES TRABAJADORAS, ENTRE EL DOLOR DE DEJAR A LOS HIJOS Y EL ORGULLO DE SER INDEPENDIENTES

 

mama policia 1005Difícil, pero muy bonito, porque los logros que han tenido son más fuertes que el sacrificio, señalan madres morelianas

 

 

Ser madre no es tarea sencilla, ni que sea enseñada en la escuela, tampoco es un pasatiempo, ni un estatus que solo se pueda presumir; se trata de mucha responsabilidad, tiempo, sacrificio y sobre todo atención; pero, bien vale la pena porque es la vivencia más placentera del mundo.

Cada día son más las mujeres que tienen que salir a trabajar, unas para incrementar el ingreso de la casa; otras porque no tienen esposo; y otras más, por las ganas de sobresalir en el aspecto laboral.

Cualquiera que sea la causa, las mujeres coinciden que es complicado y doloroso dejar a los hijos para ir a trabajar, sin embargo, tener un empleo les ha otorgado independencia que les abona en su estabilidad emocional y les ofrece una buena dosis de felicidad.

Para Alejandrina Vizcaíno Salcedo, encargada de la administración del Mercado de Dulces, señaló que es difícil, pero con la ayuda de sus hijos, porque ella es madre soltera, ha salido a flote con los gastos de la casa.

“Difícil pero muy bonito, tengo una hija de 25 y uno de 18; los logros que han tenido son más fuertes que el sacrificio”, opinó.

Al respecto, Guadalupe Guillen, policía municipal, señaló que en su caso tiene descansos continuos que permite no desatender a sus dos hijos, y aunque su profesión es de riesgo siente que es el mejor empleo porque le gusta mucho.

“Trabajo horarios pesados, cuando es mi descanso puedo dedicarles tiempo; nosotros trabajamos tres días y descansamos uno; mientras mi mamá cuida de los pequeños, porque soy madre soltera”,  compartió.

Finalmente, Bertha Martínez Cedeño, empleada de mantenimiento del Ayuntamiento, señaló que se siente orgullosa de su trabajo, porque con su salario puede pagar los estudios de su hija, quien tendrá otra situación de vida a la que a ella le tocó vivir.

“No tenemos lujos, pero tenemos los salarios de mi esposo y mío, con ellos no tenemos carencia de comida, ni de ropa, vivimos en paz”, aportó Martínez Cedeño.

 

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí