33.5 C
Morelia
miércoles, abril 17, 2024

SER MADRE DE UN SOLDADO, “ALGO COMPLICADO A LO QUE NO TE ACOSTUMBRAS”

madres militaresComo los últimos 17 años, para Bárbara Aparicio recibir una llamada y la promesa de un “pronto iré a verte” es el mejor regalo que puede recibir

 

 

El sólo poder ver a su hijo por al menos 12 días al año, que lo excluyen de un 10 de mayo, se ha vuelto algo cotidiano para Bárbara Aparicio, quien es madre de un militar en servicio.

Desde hace 17 años, las felicitaciones que recibe el Día de las Madres son a la distancia, a través de una llamada telefónica en donde le dice lo mucho que la quiere y la extraña, pero ella menciona que le miente cuando le dice que está bien y que todo está bien, porque ella a diario en las noticias ve los que está pasando con los militares mexicanos y ruega diariamente por su hijo, porque no sea uno de esos que mueren en servicio a su patria.

El ser madre de un soldado, según explica Doña Bárbara, es algo complicado a lo que no te acostumbras, vives con la incertidumbre de algún día recibir una llamada donde te avisen que tu hijo ha muerto desempeñando lo que más ama el ser un militar que defiende a su nación de las personas malas, aclaró.

Ante el cuestionamiento de si ella hubiera preferido que su hijo se dedicará a otra cosa, ella menciona que no, que siendo el feliz en lo que hace por muy riesgoso que sea, ella siempre lo apoyará, y este 10 de mayo como los últimos 17 años, su hijo, ahora un teniente, no estará con ella para abrazarla y felicitarla por el Día de las Madres, pero que al recibir su llamada y la promesa de un pronto iré a verte es el mejor regalo que ella puede recibir.

Afirma que nunca faltan la llegada de detalles como arreglos florales o alguna comida organizada por los demás familiares que ante la ausencia de los hijos se encargan de organizarles algo, pero indica que eso no se compara en nada con el pasar un día junto a su hijo, ver como ha crecido, ver las marcas de las batallas, ver como el a pesar de todo lo que viva día a día sabe que tiene un hogar en la distancia y una madre que lo estará eso esperando cuando el quiera volver.

Al igual que como Doña Bárbara, son muchas las madres de soldados mexicanos, que viven en esa situación de no ver a sus hijos tan seguido como quisieran, de que pasen días, semanas incluso meses en donde no saben en donde están sus hijos, si están bien, si están protegidos, si ya comieron, simplemente saber si están vivos.

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí