18.5 C
Morelia
viernes, julio 12, 2024

TRABALENGUAS

DÍA DE LA CALENDARIA, DE TAMALES Y CALORÍAS

Este 2 de febrero se celebra una de las tradiciones más populares en México: el Día de la Candelaria. Además de las fiestas religiosas, otra de las costumbres es reunirse con la familia, los amigos o compañeros del trabajo para comer tamales y tomar atole, los cuales deben ser pagados por la persona que sacó el ‘muñequito’ en la Rosca de Reyes el 6 de enero.

Este típico alimento con origen en la época prehispánica es uno de los consentidos en la región centro del país, aunque tiene variantes en otras partes del territorio mexicano.

La antropóloga Beatriz Ramírez Woolrich, dedicada a la investigación sobre la historia del tamal, habla en sus conferencias de la “existencia de más de 500 recetas de tamales sólo en México, de las cuales surgen más de 4 mil diferentes preparaciones”, dependiendo de las tradiciones y usos familiares.

La palabra tamal viene del náhuatl tamalli, que significa envuelto. En esencia se mantiene, pero con el paso de los años se transformó. Los hay de semilla de huauzontle, frijol con rajas, rellenos de carne de puerco o pollo en sofisticadas salsas, también hay de zanahoria y papa picadas, chícharos, pimiento, así como huevo cocido; de igual manera los hay de sabores dulces como de piña con rompope, piñón con biznaga, dulce de cacahuate, entre otros sabores.

Aunque son deliciosos, existen dos inconvenientes al ingerirlos; el primero: el costo de los insumos para su preparación están por cielos, y comprarlos en la calle puede elevar aún más su precio.

 Los puestos callejeros venden tamales de sabores tradicionales como chile verde, mole, rajas y dulce entre 10 y 30 pesos, mientras que los de sabores especiales o gourmet como guayaba, cajeta, zarzamora con queso y más, rondan hasta los 45 pesos. El litro de atole se vende entre 50 y 70 pesos por litro.

El otro problema son las calorías que tienen estos suculentos mangares, son excesivas, y en esta época en que todos queremos estar muy Fit hay que comerlos con moderación.

El Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes, ha compartido el contenido energético de los tamales y bebidas más comunes. La combinación de un tamal (por ejemplo, de rajas con queso) con una taza de atole, da un total de 720 calorías, mismas que se ingerirían al comer 11 tortillas de maíz en un sólo tiempo de comida o 13 tazas de fruta picada.

Por su parte, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), señala que cada tamal tiene alrededor de 500 calorías, por lo que ha recomendado que sólo se ingiera uno y no se combine con otras bebidas altas en azúcar.

Nutriólogos cuantifican las calorías de los tamales de la siguiente manera: tamal de carne, 510 calorías; tamal de atole 430, tamales de frijol, 510; queso con rajas, 520 y rojos y verdes 618. Y no se diga el atole, con leche 185 calorías; con chocolate 150, y con leche 77 calorías.

Los médicos afirman que es preferible, nutricionalmente hablando, consumir un tamal que tenga proteína animal como pollo, carne o queso porque éstos no dan mayor saciedad y no abusaremos de su consumo. Además, debemos considerar el tamal como el platillo principal y no como una guarnición que acompañe a otros platos de comida.

Pero como para esta hora de la noche, seguramente usted ya se empacó de seguro unos tres o cuatro, no se mortifique, ojalá los haya disfrutado y que espero esta información le sirva para que el año venidero, su ingesta de tamales sea menor.

Provechito….

- Advertisement -spot_imgspot_img
Noticias Recientes
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí