15 C
Morelia
domingo, julio 21, 2024

TRABALENGUAS

EL REGRESO DEL DELFIN

A casi tres años de la administración que encabeza Alfredo Ramírez Bedolla no hay avances, Michoacán sigue sumergido en la ingobernabilidad, la inseguridad, la violencia, la inestabilidad financiera y la corrupción, problemas que el ahora gobernador se comprometió a combatir en 2021.

Lejos de demostrar que existe un proyecto, un plan para sacar adelante a la entidad del retraso y la pobreza que lo aquejan, nos encontramos con una administración que gobierna muy a su manera, enfrenta las situaciones de acuerdo al estado de ánimo del gobernador y de acuerdo a sus intereses o los de su partido.

No vemos empatía con la ciudadanía ni con diversos grupos sociales, y cuando surgen los problemas no son atendidos con responsabilidad, sino utilizando la más corriente grilla.

Este desencanto social en el que ha caído la actual administración estatal, es el resultado del distanciamiento, los desatinos, errores y continuos enfrentamientos entre el Ejecutivo y diferentes grupos sociales, como la Iglesia Católica o los empresarios de servicios turísticos de Morelia, por citar solo algunos.

Y lo grave, es que existen constantes violaciones a preceptos legales elementales, como lo que está ocurriendo en la Secretaría de Gobierno, donde desde del pasado domingo cuenta con dos titulares.

No obstante que el Dr. Elías Ibarra, exsecretario de Salud, fue nombrado titular de la Secretaría de Gobierno desde el pasado mes de octubre de 2023 y que aún se encuentra en funciones, el gobernador tuvo la urgente necesidad de nombrar a su fallido delfín Carlos Torres Piña por segunda ocasión al frente de la dependencia, otorgándole el nombramiento de manera privada, casi secreta, como si se tratara de un pacto entre secuaces.

Pese a que después aclararon que Torres Piña entraría en funciones a partir del primero de julio, es decir el lunes próximo, el funcionario ya realiza actividades políticas que solamente le corresponden al titular de la Secretaría de Gobierno.

Hoy, según comunicado interno del STASPE, la dirigencia se reunió con Torres Piña acordando la salida de funcionario de COFOM para levantar el plantón que, por siete meses, realizaron los trabajadores solicitando la salida de su titular Rosendo Cano. Los inconformes levantaron esta tarde su plantón.

Hay varias preguntas al respecto: ¿esas negociaciones políticas no debería llevarlas personalmente a cabo el secretario de Gobierno en funciones? ¿Acaso Torres Piña, pese a sus fracasos, cuenta con privilegios en el gabinete bedollista? ¿No es ilegal la usurpación de funciones?

Estas son preguntas que la autoridad debería responder a la opinión pública porque su actuar no ha sido adecuado y puede interpretarse de muchas formas.

De entrada la ciudadanía, finalmente pueblo sabio, ve con recelo el regreso de Torres Piña a la Secretaría de Gobierno, toda vez que durante su gestión al frente de tan importante instancia gubernamental, nunca fungió como tal, ya que se dedicó en cuerpo y alma en construir su candidatura al Senado, lo que nunca ocurrió.

Ahora tendrá tres años para reconstruir su imagen y trabajar en la construcción de su candidatura a la gubernatura para 2027.

Ramírez Bedolla está a la mitad de su mandato, sería el mejor momento de rectificar, de enderezar el rumbo y definir un proyecto donde se atiendan verdaderamente las necesidades de los michoacanos para que pueda reconciliarse con el pueblo.

Por cierto, Ramírez Bedolla usó un saco azul el domingo pasado cuando le dio el nombramiento a Torres Piña, según fotos difundidas por la coordinación de Comunicación Social, mismo que vistió el pasado 3 de octubre de 2023, cuando nombró secretario de Gobierno a Elías Ibarra. Que coincidencia.

- Advertisement -spot_imgspot_img
Noticias Recientes
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí