33.5 C
Morelia
miércoles, abril 17, 2024

TRABALENGUAS

EL EFECTO OTIS

Los 61 mil 313 millones de pesos que el Gobierno Federal destinará para apoyar la reconstrucción de Acapulco y la exención de pago de impuestos y luz, aunque insuficientes fueron recibidos con agrado por la iniciativa privada, que destacó que faltará más.

Al comentar la primera etapa del plan de recuperación de Acapulco presentada por el presidente López Obrador, los empresarios consideran que los apoyos serán generales, pero requerirán de más, reiteraron que en el Puerto hay 36 mil empresas y se estima que 80 por ciento de ella sufrieron daños severos.

El plan presidencial contempla además de la inversión para recuperar la infraestructura carretera y turística de Acapulco, considera entregar ocho mil pesos para todas las familias, así como ayudas de hasta 60 mil para los más afectados que están registrados en el censo de damnificados.

También prevé inversión en infraestructura, condonación de pago de luz e impuestos y créditos a la palabra sin intereses para pequeñas y medianas empresas.

Pese al esfuerzo gubernamental por canalizar apoyos para reactivar el Puerto de Acapulco lo antes posible, existe una gran incertidumbre en su futuro, toda vez que la población, al no contar ya con casa y trabajo, han comenzado a migrar a otras ciudades.

Las estimaciones del gobierno Federal prevén que en dos años Acapulco podría estar funcionando en su totalidad, pero los expertos afirman que al menos se requerirá de cinco años para su reactivación como destino internacional de playa.

Pero sus previsiones están rebasadas, el presidente de COPARMEX, José Medina Mora, reconoció el esfuerzo del gobierno federal para poner de pie a Acapulco, pero calculó que se necesitan hasta 300 mil millones de pesos en esa tarea y el inicio de la reconstrucción empezará hasta diciembre.

De hecho, se comienza a especular si vale la pena restaurar el devastado puerto, o de plano construir un Nuevo Acapulco, utilizando otro tipo de materiales e infraestructura amables con el medio ambiente y que no representen un peligro en el futuro para los acapulqueños y los turistas.

Lo qué si es un hecho, es que Acapulco nunca volverá a ser el mismo, sea cual sea su destino, la época dorada de la Perla del Pacífico, otrora la bahía más famosa del mundo por su belleza, está llegado a su fin y con ella, la popularidad del presidente López Obrador y su partido que va en picada por el pésimo manejo de la crisis en el puerto, donde aún siguen buscando a sus muertos.

Ese es el efecto “OTIS” que seguramente los de la 4T, nunca olvidarán.

- Advertisement -spot_imgspot_img
Noticias Recientes
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí