marzo 4, 2024
24.5 C
Morelia
spot_img

TRABALENGUAS

EL BUKELE MEXICANO

Precisamente hoy que cerraron las precampañas de los candidatos a la Presidencia de la República, el aspirante del partido Movimiento Ciudadano Jorge Álvarez Máynez, pese a llegar tarde a la justa electoral, promete dar la batalla con un discurso diferente que comienza a ser interesante y al mismo tiempo preocupante.

En su última declaración como precandidato, el compadre del gobernador de Nuevo León Samuel García, el joven político prometió qué de llegar a la presidencia, su primer compromiso será atender y resolver el problema de la inseguridad.

Para ello, Máynez insinuó que para resolver la inseguridad desenfrenada que vive el país, habría que implementar el modelo Bukele para disminuir la violencia en México.

“Me avergüenzo profundamente de que el poder civil en México haya claudicado a su responsabilidad en los últimos 3 sexenios. Hemos dejado en las manos de los militares el tema más importante: garantizar la vida y la paz de las mexicanas y de los mexicanos, dijo.

“Este no es un tema que se resuelva nombrando a tal o cual funcionario, es un tema que se debe de asumir con todo el rigor desde la Presidencia de la República, con voluntad, por eso he dicho que, si El Salvador, que tiene menos recursos que México, pudo atajar este tema de frente, México lo puede hacer y lo puede hacer con una estrategia civil y que tenga como objetivo la paz”, apuntó.

Y es que, aunque parezca un pronunciamiento alocado, sin fundamento, es profundo y tiene mucho de verdad, la violencia que vivimos en México no puede enfrentarse de otra forma.

El Gobierno más tarde que temprano tendrá que combatirlos si quiere recuperar la conducción del país, porque hoy con abrazos, se le ha entregado a la delincuencia.

Parece que sólo con medidas extremas como las tomadas por el presidente Bukele de El Salvador- quien se reeligirá a su cargo con un 98 por ciento de aceptación ciudadana- se podrá combatir a los cárteles de la droga y los grupos criminales. Su método ortodoxo, es implacable contra los delincuentes, “o son detenidos o son abatidos”.

Sin embargo, el método Bukele contra la delincuencia y las pandillas que controlaban casi por completo a su país, implica violación de derechos humanos de los delincuentes, situación que ha sido cuestionada por diversos gobiernos y organismos internacionales.

Pero en nuestro país, donde los derechos de los criminales en ocasiones son más importantes que el de sus víctimas, su implementación debe ser discutida a conciencia, con total seriedad y responsabilidad por el bien del México.

- Advertisement -spot_imgspot_img
Noticias Recientes
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí