17.5 C
Morelia
domingo, junio 23, 2024

TRABALENGUAS

ricardo saldana sEL NEGOCIO DE LA GUERRA

Mientras la guerra entre Rusia y Ucrania entran a su día 441, sigue la ola de muerte y destrucción en suelo ucraniano, ya que los combates entre ambos bandos se han recrudecido con victorias y derrotas para los dos ejércitos.

Además de los combates, lo más grave es que no se avizora el final del conflicto provocado por la invasión rusa, por el contrario, la guerra se convertido en un lucrativo negocio, especialmente para las naciones occidentales que han vendido armamento de última tecnología al gobierno de Kiev.

Los cohetes antitanques y antiaéreos desechables, vendidos por Estados Unidos, han permitido frenar la embestida rusa en ciudades claves para las pretensiones soviéticas; pero existe otra arma que puede cambiar la historia de la guerra: los drones explosivos.

Son precisos, de pequeño tamaño, capaces de penetrar eficazmente las defensas aéreas cuando se disparan en grupo y, sobre todo, económicos. En la invasión rusa de Ucrania, los drones de ataque han cimentado su reputación como un arma potente y rentable que puede buscar y destruir objetivos al mismo tiempo que difunde el tipo de terror que puede debilitar la determinación de soldados y civiles por igual.

También están superando rápidamente a los misiles como arma remota preferida. Conocidos como “el misil de crucero de los pobres”, las máquinas voladoras de la muerte pueden inundar cualquier campo de combate de manera mucho más económica.

Los drones, controlados a distancia o preprogramados, se han utilizado ampliamente en la batalla para recopilar inteligencia, dirigir ataques de artillería y también para lanzar explosivos. Hay muchos tipos.

Los sofisticados vehículos aéreos de combate no tripulados que pueden lanzar misiles, como el Predator de fabricación estadounidense, son los más conocidos. Estados Unidos ha convertido la venta de estos “juguetes de guerra” en un negocio multimillonario.

También Irán está obteniendo ganancias millonarias con la venta de drones a Rusia. El lanzamiento de sucesivas oleadas de drones Shahed fabricados en Irán sobre Ucrania tiene múltiples objetivos: eliminar plantas de energía y otras infraestructuras clave, aplastar la moral y, en última instancia, drenar las armas del enemigo mientras intentan eliminarlos.

Debido a que son baratos y abundantes, Rusia ha utilizado cada vez más Shaheds en Ucrania. El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, dijo la semana pasada que Rusia había pedido 2 mil 400 a Irán.

Su uso permite a Rusia evitar poner en riesgo a aviones y pilotos sofisticados y salvar su stock limitado de costosos misiles de precisión de largo alcance.

Así las cosas, cuando la guerra se convierte en lucrativo negocio, se ve muy lejano el día en que la guerra finalice y el pueblo ucraniano pueda vivir nuevamente en paz.

Noticias Recientes
spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí