spot_img
25.5 C
Morelia
viernes, mayo 24, 2024

DEBATES

Los debates en México no dejan de registrar formatos rígidos que se vinculan fácilmente con el aburrimiento, despiertan el morbo para hacer cálculos acerca de quién  podría salir con mayor agresividad  y denosté a sus contrincantes, lo cual no deja de ser previsible. El segundo debate presidencial del actual proceso que se efectuó el domingo 28 de abril no estuvo exento de lo anterior, las candidatas y candidato participaron, aunque ya el formato varió respecto al anterior, digamos que registró mayor intensidad.
El tiempo del debate evidentemente no da para detallar fórmulas y propuestas de manera pormenorizada, porque no terminarían el abordaje a ciertos puntos que requieren una atención especial, empero si pueden hablar lo que les alcance. La demagogia presente, por su puesto.
Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez son las candidatas que pelean por la presidencia, Jorge Álvarez Máynez puede agenciarse algunos puntos más aunque sin mayor trascendencia, el emecista no tiene la presión de sus contrincantes, sabe que no ganará.
El segundo debate tuvo rispideces como se preveía, Xóchitl Gálvez llamó narco candidata a Claudia Sheinbaum, y la candidata de Morena le dijo corrupta a su adversaria. Los adjetivos calificativos llegaron, aunque ambas navegaron en lugares comunes, Máynez cuestionó a sus adversarias, más a Xóchitl que a Claudia. Previsible.
Más allá de las imputaciones que se hacen las candidatas da la impresión que los temas fundamentales aún no se abordan, la realidad es indiscutible y el tema de la inseguridad continúa en el número uno de los pendientes, el promedio diario de homicidios dolosos es temible, la violencia impacta otros rubros como la economía y dificulta la gobernabilidad.
Este proceso electoral tiene algunas marcas que generan desencanto e impotencia porque el número de candidatas, candidatos y anteriormente aspirantes asesinados no puede pasar desapercibido. Los zarpazos del crimen organizado ya han dejado un registro espeluznante que no pueden ignorarse.
A este fenómeno habría que añadir el alto número de candidatos que han decidido renunciar a sus aspiraciones porque han sido amenazados por la delincuencia y todo ello hace que la incertidumbre se incremente para impactar el ámbito electoral.
En menos de un mes se efectuarán los comicios que tienen una gran dimensión por la legión de cargos de elección popular que se habrán de disputar en un país en donde desde el inicio del siglo XXI registró la alternancia tras los 71 años consecutivos de administraciones originadas en un solo partido que fue el PRI con sus correspondientes modas sexenales que imponía el presidente de turno desde Plutarco Elías Calles a Ernesto Zedillo Ponce de León.
En el siglo XXI ya se han registrado alternancias como un sello de la denominada normalidad democrática, el nuevo milenio lo encabezó el PAN con un atípico militante que lo es Vicente Fox, siguió su correligionario Felipe Calderón Hinojosa. Posteriormente llegaría la alternancia con el PRI y su regreso con Enrique Peña Nieto en una oscura administración que fue la antesala del arribo del presidente Andrés Manuel López Obrador.
En 24 años del siglo XXI se logró más que en el siglo XX en materia de alternancia. Falta un debate aún entre las candidatas y el candidato, esperamos haya más sustancia que en los anteriores.

- Advertisement -spot_imgspot_img
Noticias Recientes
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí