15 C
Morelia
domingo, julio 21, 2024

EXPECTATIVAS PRÓXIMO GOBIERNO

Se tejen diversas expectativas en torno al próximo gobierno que encabezará Claudia Sheinbaum, nombramientos, temas de interés público como la reforma judicial, inseguridad, cambio climático, en fin toda una lista de pendientes que se habrán de clarificar paulatinamente.

En la otra esquina la oposición aún no da pie con bola y sigue asumiendo su derrota aunque sin señales efectivas de plantear cambios tras el derrumbe del 2 de junio. Alguna vez escuché decir al ex presidente español Felipe González que los políticos venden expectativas, se abre entonces un compás de espera en torno a próximos escenarios en el ejercicio del poder.

La próxima presidente tendrá una mayoría contundente en al Poder Legislativo que rebasa cálculos que se hicieron previo a los comicios de junio, algunos nombres de quienes estarán en el gabinete generan certidumbre por su trayectoria y reconocimiento, como lo representan Marcelo Ebrard y Juan Ramón de la Fuente en Economía y Relaciones Exteriores, respectivamente.

No se cuestiona a legitimidad de Claudia Sheinbaum, reportó más votos que el presidente Andrés Manuel López Obrador, el artífice de la victoria, seguramente se construirán caminos para establecer el diálogo con la oposición, la autosuficiencia y arrogancia nunca serían bienvenidas porque dichas marcas representan soberbia.

Por lo regular la victoria está tocada por la arrogancia, si eso sucede no se abonaría a una política de conciliación que puede ser útil para generar un escenario apropiado para una gobernabilidad que genere avances.

Se ocupa de la sensatez, México es diverso, las minorías también cuentan y no cabe un pensamiento uniforme en el presente, donde la multiculturalidad es una manifestación evidente que deriva de los signos de los tiempos y acentúa la democracia.

El triunfo de Morena fue aplastante, nadie lo discute, las cifras son claras, la estadística es fría aunque reveladora de lo que ha sucedido en los últimos años. México vive en una obvia crispación, la polarización no ha cedido terreno, el maniqueísmo adquirió carta de naturalización, es conveniente otra forma en donde la inclusión no solo sea en el discurso.

Hay una lista pendiente de reformas, por lo regular cada sexenio se pretende reinventar México, se ocupa de grandes consensos, el diálogo como instrumento y hacer política si se concibe esta palabra con el objetivo original plasmado en la antigua Grecia, la felicidad, esto es el bien común.

México es mucho más que un partido, no se puede detener en dogmas de fe, ni se le debe apostar a un enfrentamiento permanente entre facciones. La presidente electa ha sido razonable en sus posiciones, en Morena también hay voces radicales, la oposición debe pensar seriamente cómo reinventarse porque la decadencia salta a la vista, se ha disminuido hasta terminar campañas en diversas zonas geográficas en donde su labor solo fue testimonial.

Este siglo en el que apenas han transcurrido 24 años ya ha registrado tres alternancias que diagnostican una mejor democracia con respecto a lo que se vivió durante las últimas décadas del siglo XX. En fin, la presidente electa tiene la enorme posibilidad de empujar cambios con base en la civilidad, el diálogo y la inclusión.

 

- Advertisement -spot_imgspot_img
Noticias Recientes
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí