marzo 4, 2024
24.5 C
Morelia
spot_img

MAQUIAVELO PERSISTE

La política es asociada en muchos casos con las acciones más ruines y perversas, para mucha gente es una actividad vinculada con la corrupción porque tiene relación con la condición humana. En su origen la palabra política se originó por las polis, es decir las ciudades en la antigua Grecia, para ellos y principalmente para los filósofos clásicos la finalidad fue el bien común, esto es la felicidad. Tal fue la teleología de la política.

Nicolás Maquiavelo presentó otra categoría con diferentes características, para el florentino la política no tiene relación con la ética ni la moral y es independiente de la religión, es el barro humano en donde la búsqueda fue por el poder sin importar cómo se gestionaba, los medios no fueron relevantes aunque si la finalidad. Podríamos decir que Maquiavelo como lo refleja en su obra cumbre El Príncipe apostaba al pragmatismo.

Nuestro país es proclive a los escándalos políticos desde siempre, estamos en un lapso temporal en el que permean los tránsfugas, los que cambian de piel y trasmutan ideológicamente dicen, aunque la verdad es que buscan el poder en donde suponen será más fácil detentarlo, por ello no debe sorprender que muchos políticos abjuren de su propia historia para cambiar de siglas y etiquetas.

Hace unos días sorprendió el dirigente nacional del Partido Acción Nacional, el michoacano Marko Cortés al hacer público el presunto acuerdo que se registró con el Partido Revolucionario Institucional en Coahuila, entidad en la que fueron aliados y ganaron la gubernatura principalmente por la fuerza del tricolor. El cobro de las facturas del panismo al gobierno priista fue extremo, pidieron notarías, encabezar órganos autónomos, canonjías, cargos públicos, todo sin pudor alguno. Además lo hizo público, es decir una conducta cínica en un partido que se distinguió por otras líneas de conducción en tiempos de dirigentes de reconocida capacidad como Manuel Gómez Morín, Efraín González Luna o Carlos Castillo Peraza.

La propia aspirante a la primera magistratura de la nación, Xóchitl Gálvez, cuestionó el citado acuerdo, las acciones de algunos de sus compañeros de causa no le ayudan ni le suman nada favorable.

Marko Cortés justificó el acuerdo mencionado, la soberbia en muchos cuadros políticos es idem, no existe una mínima autocrítica, para ellos es su normalidad, al parecer están acostumbrados por ello no se vislumbran cambios de fondo.

La voluntad democrática no es precisamente una actitud vigorosa en nuestro país, hace mucho tiempo los partidos políticos no demuestran la consistencia ideológica porque no la tienen, van al corto plazo, no se procura el debate de las ideas, parece una competencia cerrada de calumnias y despropósitos que termina por minar en muchos casos la confianza de amplios sectores de la sociedad.

Es necesario que en los partidos políticos se impulsen nuevos cuadros porque una alta cantidad de los dirigentes actuales ya están demasiado vistos, no aportan novedad alguna, resultan cansinos, aburridos y predecibles. Muchos hablan de la nueva política y tiene décadas en el ambiente para vivir del presupuesto, en muchos casos ya han desfilado por diferentes partidos como si se tratara de trapecios, ya no más de esas acrobacias.

 

- Advertisement -spot_imgspot_img
Noticias Recientes
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí